Ir al contenido principal

Últimos días en Moqur: 120 militares, 3 tiendas, 5 retretes, sin cocina ni calefacción.


El día amaneció encapotado, las temperaturas cayeron en picado y pronto empezó a llover. Los soldados españoles destinados en el campamento Ricketts, en la localidad afgana de Moqur, pasaron de sudar la gota gorda y caer enfermos por el polvo y el calor asfixiante, a abrigarse con todo lo que tenían y encasquetarse gorros de lana hasta las cejas. Porque eso sí, lloviera, nevara o hiciera sol, había que continuar con el repliegue. Ya había fecha para el cierre del último puesto avanzado de combate español en Afganistán, el 9 de marzo, y pasara lo que pasara, había que cumplir los plazos.

"Los que están alojados en las tiendas que vamos a desmontar, que hagan el favor de coger sus cosas y las pongan en otro sitio", ordenó el brigada Carlos Tercero. Y así empezó el baile de literas: soldados cargando de un lado para otro con bártulos y literas debajo de la lluvia, como si estuvieran salvando lo último que les quedara, los muebles de la casa. Una casa en la que cada día había que apretujarse más y más. "A mí me están matando tantos cambios", se quejaba un soldado con sus pertenencias a cuestas.

Hace tan sólo dos semanas el campamento Ricketts contaba con 46 tiendas de campaña y unos 250 efectivos. El miércoles pasado sólo quedaban seis tiendas en pie. El jueves había que reducir ese número a la mitad. Y al día siguiente aún sería peor: no podía quedar ninguna. Parte de los soldados destinados en Moqur ya habían marchado la semana pasada, y estaban en la gran base militar española de Qala-e-now, en la capital de la provincia de Badghis.

Pero aún así, en Ricketts quedaban 120 militares que se tenían que alojar como pudieran en un espacio cada vez más reducido y en una condiciones que no eran las mejores y que, día a día, iban a peor. La cocina ya no estaba en funcionamiento: había que tirar de raciones militares de comida empaquetada. Parte de los lavabos quedaron fuera de uso, y sólo había cinco retretes para toda la tropa. Y por supuesto, los aparatos de calefacción habían sido desinstalados.

Según el capitán Romero, jefe del campamento, habían intentado ser equitativos: los militares privilegiados que habían marchado antes del cierre de la base eran los primeros que habían llegado a Afganistán en la rotación. Quedaban los últimos que habían aterrizado en el país, y que ahora también serían los últimos de Moqur.

"Suerte que, cuando acabemos hoy de trabajar, nos podemos ir a la tienda calentitos a ver la televisión", decían los soldados con sorna, mientras trabajaban bajo la lluvia desmontando unas tiendas de campaña que parecían muertos. Para mover una tienda se necesitaban al menos seis personas.

Las tres únicas tiendas que quedaron en pie el jueves pasado por la noche parecían el camarote de los hermanos Marx. Casi no había espacio para moverse entre el mar de literas, situadas a poquísimos centímetros la una de la otra.

A la pregunta de si les daba pena irse de Moqur, se hizo un inicial silencio sepulcral entre los soldados en una de las tiendas, y después sonó una carcajada generalizada. Estaba claro que a nadie le daba pena marcharse de allí. Todos contaban las horas para dejar atrás Moqur. Aunque eso sí, muchos aseguraban que estaban dispuestos a firmar donde fuera para quedarse allí a cambio de ahorrarse la tortura del desmontaje de la base.


fuente: El Mundo.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.