Ir al contenido principal

El Grupo Táctico del XIX contingente para el Líbano se cohesiona en 'San Gregorio'.

La integración de la sección serbia y la sección salvadoreña dentro de las compañías españolas, con las que desplegarán en el mes de mayo en el Líbano, ha sido uno de los aspectos fundamentales del ejercicio de adiestramiento final del Grupo Táctico Ligero Protegido (GTLP) del XIX contingente del Líbano, que se ha desarrollado del 4 al 12 de abril en el Centro de Adiestramiento (CENAD) "San Gregorio", en Zaragoza.

Dos soldados en una de las incidencias
Dos soldados en una de las incidencias (Foto:Luis Rico/DECET)

Se trata de la primera vez que se produce esta coincidencia en la fase de preparación en territorio nacional ya que los salvadoreños, que llevan años participando en esta operación, rotan a su personal cada 12 ó 14 meses, mientras que para los serbios ésta será su segunda aportación al contingente, cuyo grueso aporta la Brigada Acorazada "Guadarrama" XII, y concretamente, el Regimiento "Asturias" nº 31, en el caso del Grupo Táctico. "El objetivo principal es la cohesión de las tres nacionalidades", señala el jefe del GTLP, teniente coronel Domingo Vielba.

Cada una de las secciones está encuadrada en una de las compañías españolas del GTLP, bajo mando de un capitán español. Durante el ejercicio, que se ha divido en dos fases -una fase alfa y otra beta, la segunda con una programación ininterrumpida de actividades durante 48 horas-, sus componentes tuvieron que resolver diferentes incidencias de acuerdo a los procedimientos estandarizados marcados para esta misión.

La sección serbia en el ejercicio
La sección serbia en el ejercicio (Foto:Luis Rico/DECET)

Las situaciones que se les plantearon son las más frecuentes que pueden encontrarse en el Líbano, como tener que actuar como fuerza de interposición entre el Ejército libanés y las Fuerzas de Defensa israelíes o violaciones de la Línea Azul por parte de cazadores o bañistas en el río Wazzani. Aunque, para hacer más completa la preparación en todos los aspectos, también ha habido incidencias menos comunes como la petición de protección de las fuerzas de Naciones Unidas por parte de civiles o el ataque con explosivos contra una posición.

Para una mayor ambientación, el mapa del Líbano se adaptó al campo de maniobras, incluyéndose las posiciones españolas, donde las compañías estuvieron ubicadas durante todo el ejercicio. Una de ellas se situó en la Posición Avanzada de Combate del CENAD, junto a la que acaba de inaugurarse un Puesto de Observación asociado, que ya está listo para ser utilizado por las unidades que vayan a adiestrarse a "San Gregorio".

En las otras dos, y como parte de la instrucción, los destinados también realizaron trabajos de fortificación y de acondicionamiento de las instalaciones, además de control de accesos, prácticas con la cámara térmica Coral, check-points, patrullas o recorridos topográficos en vehículo o a pie.

Otra de las incidencias en un 'Lince'
Otra de las incidencias en un "Lince" (Foto:Luis Rico/DECET)


Ingenieros y Caballería

Durante estos días, además de los integrantes del GTLP, han ultimado su preparación los componentes de la Unidad de Ingenieros y de Caballería, que han visto disminuido su tamaño como resultado de la reducción del contingente, que en esta ocasión ronda los 550 componentes.

Los Equipos de Desactivación de Explosivos del Batallón de Zapadores XII han realizado, entre otras, prácticas con el perro del equipo citológico y con el robot Theodor, para localizar y neutralizar un explosivo que se había colocado en una mochila junto a un edificio.

La sección de Caballería, que aporta el Regimiento "Farnesio" nº 12, se ha adiestrado con sus Vehículos de Exploración de Caballería en incidentes como la gestión de un accidente de tráfico con un coche civil.


fuente: Ejército de Tierra.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…