Ir al contenido principal

La dueña de la tierra donde se estrelló el Yak-42 la deja en herencia a los familiares de las víctimas.

Las familias de los 62 militares fallecidos en el accidente del Yakolev-42 ocurrido hace diez años en el monte Pilav de Trabzon (Turquía) han heredado la tierra donde tuvo lugar el suceso.

Fatma Karahan era la propietaria del terreno donde se estrelló el avión en un accidente en el que fallecieron 75 personas, doce tripulantes ucranianos, un bielorruso y 62 españoles que regresaban de su misión de paz en Afganistán.

Fatma poseía la finca 'Hasretlik kuzularim', de cinco hectáreas, dentro del monte Pilav, que tras su muerte a sus 82 años el mes de enero pasado, víctima de un cáncer, heredó usufructuariamente su marido, Abdülkadir Karahan, de 86.

Sin embargo, ella antes de morir escribió en su testamento que esa tierra fuese donada, tras su muerte, a las familias de los soldados españoles. En sus últimos momentos de vida, relatan, miraba desde su ventana a la tierra donde fallecieron los militares y lloraba recordando la tragedia que vivió en primera persona.


Recordaba cómo año tras año, los familiares de las víctimas o autoridades españolas acudían al lugar a conmemorar su aniversario, al mismo lugar del accidente donde se sitúa un monumento en su recuerdo, y dentro de su propiedad.

Ella dijo antes de morir: "Lloro con ellos en este suelo. El avión que transportaba a los ángeles cayó a mi corazón. No voy a vender algo de mi propiedad, que desde hace más de diez años no puedo olvidar, que su sangre recorre esa tierra. Esa fue su tumba. Mi único deseo es que cualquiera pueda volver a esta tierra, gracias a sus familias".

Desde aquel 26 de mayo de 2003 nada fue igual para Fatma, y el siniestro marcaría sus últimos días de vida, aseguran. Recordó cómo "sus cenizas, en las montañas de Maçka, fluyeron como si fuesen sus hijos... Cada vez que lo recordaba se ponía a llorar".

Fatma, madre de ocho hijos, tuvo que explicarles la primera cesión de terreno para construir el monumento memorial. Ellos aceptaron su decisión. Hace años que reciben altas cifras de dinero por comprar esta tierra a más de 2.100 metros de altura. Sin embargo, los ancianos decían que el dinero no era más que pan, y allí ya había sido derramada demasiada sangre.

Los ancianos vivían a cinco kilómetros del lugar del accidente, pero a pesar de ello visitaban con asiduidad el lugar para depositar flores. Su marido, Abdülkadir Karahan, ha dicho: "Queda a las familias españolas la concesión de sus tierras como una buena acción. Vengo a llorar. Aquí hay sangre de esos jóvenes y este es su lugar".

Ahora el marido ha ejecutado en el Ministerio de Hacienda turco lo declarado por Fatma. El Ministerio se hizo cargo de la tierra, que ahora deberá donar a las familias de las víctimas mediante la Embajada de España, con la que ya se ha puesto en contacto.

La noticia apareció el mes pasado en multitud de medios turcos, y ayer gracias a un contacto en la embajada, la Asociación de Familiares de las Víctimas del Yak-42 conoció este "precioso gesto", que agradecen profundamente.

fuente: El Mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…