Ir al contenido principal

La Unidad Aérea Embarcada a bordo del 'RAYO' en la operación ATALANTA.

Vida a bordo, 10 de mayo de 2013

Ya llevamos unos cuantos días en la mar, en la que parece nuestra última patrulla en la Op. Atalanta. Han sido unos días de duro trabajo en la costa este de Somalia, pero siempre se sobrepone por la ilusión que tenemos por participar en la seguridad marítima de estas aguas.

Siguiendo con las buenas costumbres y como pequeño homenaje a nuestra Unidad Aérea Embarcada, por su próximo relevo les cedemos un pequeño pero simbólico espacio en nuestro vida a bordo para que nos expliquen un poco mejor sus actividades a bordo, su helicóptero, y en general su vida en la operación.

La Unidad Aérea Embarcada a bordo del BAM RAYO en la operación ATALANTA procede de la Tercera Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves (FLOAN)  de la Base Naval de Rota, escuadrilla creada en el año 1965 y la única de FLOAN cuyo jefe es un comandante del cuerpo de Infantería de Marina. 


Este singular origen confiere a esta Unidad Aérea, comúnmente denominada UNAEMB, una característica diferenciadora respecto a las UNAEMB de otras escuadrillas, al estar formada por una mezcla de militares pertenecientes a los cuerpos de Infantería de Marina y General de la Armada.

La UNAEMB del RAYO opera el helicóptero multipropósito modelo Agusta Bell 212, uno de los helicópteros más versátil y utilizado por las fuerzas armadas de gran cantidad de países. 

Los GATOS, que es como se conoce en la Armada Española a los helicópteros de la Tercera Escuadrilla, han participado en la mayoría de las operaciones en las que la Armada ha desplegado unidades aéreas. Así estos helicópteros han volado en cuatro de los cinco continentes: Centroamérica, Albania, Irak, Djibouti, Haití, Indonesia…son solo una muestra de la gran actividad de esta unidad. 

La UNAEMB “aterrizó” en el BAM RAYO en aguas del Golfo de Cádiz el 8 de Febrero, llena de ilusión y también de responsabilidad porque era la primera vez que realizábamos un embarque de larga duración en este tipo de buques. Sin embargo no era la primera vez que participamos en la operación “ATALANTA”, pues ya en el año 2009 una UNAEMB de nuestra escuadrilla desplegó en estas aguas a bordo del Petrolero de Flota “MARQUÉS DE LA ENSENADA”.

Preparando misión.

Ahora volvemos a esta operación de la mano del BAM RAYO, uno de los buques más modernos y versátiles de su clase que además guarda similitudes con la Tercera Escuadrilla en cuanto a su naturaleza, pues es un navío muy polivalente transformándose, al igual que nuestros GATOS, en un “vale para todo”.

Desde el primer momento la integración del helicóptero con el buque, y de la UNAEMB con su dotación, fue muy buena. Rápidamente adquirimos ese sentimiento de unidad tan necesario para este tipo de operaciones y así, como expuso el Comandante del RAYO, sentir que  “todos somos Rayo”.

El personal de la UNAEMB tiene encomendadas una gran variedad de tareas que requieren mucha especialización y conocimientos técnicos, y sobre todo, como la mayoría de las cosas que nos pasan en la vida, dedicación e implicación personal en lo que uno hace, cualidades imprescindibles para proporcionar y mantener la máxima operatividad del helicóptero a bordo del RAYO.

La UNAEMB está integrada por 17 militares, divididos en dos grandes grupos: las tripulaciones que vuelan el helicóptero y los “mantenedores” que hacen posible que vuele. 

En cuanto a los “mantenedores”, se organizan en “Línea de Vuelo” y “Mantenimiento”. Mientras los primeros realizan una gran variedad de cometidos, como reconfigurar la aeronave según dicte la misión, mover el helicóptero del hangar a la cubierta de vuelo, repostarlo de combustible y efectuar las inspecciones diarias; los segundos desarrollan cometidos más especializados, al ser los encargados de realizar las reparaciones y revisiones para mantener el helicóptero en vuelo. 

Mantenimiento

Por ello, los “mantenedores” se pueden considerar como nuestro BOX en Fórmula 1, miman y cuidan el GATO para que esté preparado para un nuevo día, para otra nueva misión.

Las tripulaciones de vuelo están compuestas por nadadores de rescate, dotaciones de vuelo y pilotos, y que son los que tienen la gran suerte de volar. En cabina, este personal debe funcionar como uno sólo, por lo que es necesario mucho adiestramiento para conseguir tripulaciones preparadas para participar en operaciones.

Los nadadores, o NARES, están especializados en operaciones de salvamento y rescate en la mar, por lo que tanto gusta tenerlos cerca.

Las dotaciones de vuelo se encargan, entre muchas cosas, de la seguridad del personal y material que transportamos, de manejar el armamento orgánico del helicóptero y de su grúa de rescate, realizar las fotografías de las zonas de interés, pero sobre todo aportar su gran experiencia al vuelo.

Finalmente están los pilotos. En esta ocasión la UNAEMB dispone de dos comandantes pilotos y un copiloto, último engranaje de una maquinaria que debe estar perfectamente ajustada para funcionar.


“IN MARIBUS SERVIAM”, en la mar servimos, es el lema de nuestra escuadrilla. En esta ocasión “servimos” a bordo del RAYO compartiendo sus experiencias en estas aguas de Somalia y esperando que sea la primera de muchas, pues la “buena madre” entre nosotros ya se ha conseguido.
Un saludo y hasta el próximo vida a bordo!!!!


fuente: Armada española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…