Ir al contenido principal

Dotación del 'Cantabria' de intercambio en el CISI australiano.

Vida a bordo, 26 de junio 

Unas 70 millas al Sur de Sydney, dentro del parque natural de Jervis Bay, se encuentra la ENM australiana, HMAS CRESWELL, en un lugar sin ruido, sin ajetreo y sin contaminación. En este mismo parque natural, a un kilómetro de CRESWELL, se encuentra el CISI Australiano, SSSS (Ship Safety and Survaibility School).

Aquí llegamos, siete marinos del ‘Cantabria’ con la misión de intercambiar procedimientos e impresiones en cuestiones de Seguridad Interior con la RAN. Ante la primera pregunta ¿será también cosa de todos?, es afirmativo, en la RAN, la Seguridad Interior también es cosa de todos.

Los dos días que hemos pasado aquí pueden resumirse en: tiempo bien aprovechado y trato excelente, especialmente en el SSSS (CISI para nosotros). ¿Volvería? Sí.


El primer día por la mañana, presenciamos una demostración de capacidades del CISI y de su técnica de ataque al fuego, que para nuestra sorpresa, difería bastante de la empleada en la Armada. A continuación revisamos su material de C.I. y sacamos el nuestro para que ellos lo revisaran. Como diferencias principales destacaron el repartidor, siendo el suyo de bronce, mucho más robusto a la par de pesado (como nuestro antiguo repartidor universal, pero bastante mejorado). Pero lo que más nos sorprendió fueron sus quejas acerca de la imposibilidad de crear espuma consistente. Tal era su interés por el tema que la hicimos con nuestro material, primero con el repartidor de cono lleno y a continuación con el M2, ahí fue cuando se vieron realmente sorprendidos, todos querían probarlo. Suponemos que no habían encontrado aún medio portátil para la espuma de media expansión, hasta ahora, pues lo que usaban ellos era una lanza parecida a nuestra F-225 pero bastante más grande, para espuma de baja.


Al respecto del procedimiento fuimos nosotros quienes quisimos probar el suyo, por lo que, esa misma tarde nos estábamos enfundando su equipo para probarlo, cuando menos sacaríamos otra estupenda experiencia. Disertar acerca de cuál es mejor o peor corresponde a un estudio más extenso por parte de los verdaderos expertos, si bien, tras probar ambos en primera persona podemos decir que probablemente en el término medio esté la virtud.

Por la noche, en CRESWELL, también nos sentimos como en casa, es justo reconocerlo pues el trato fue también estupendo, tanto fue así que hasta nos dio su bendición la mascota de la cámara, un amable posum que viene a la terraza de la cámara para participar en la tertulia tras la cena, aunque por supuesto, si también de paso le cae una manzanita mejor que mejor. 


Eso fue un día realmente provechoso. Al día siguiente debíamos partir pero nos quedaban aun muchas cosas por ver y otras tantas que tachar de la lista de peticiones de información de nuestro CISI. Por lo que nos pusimos a ello. Definición de la mañana: Intensa.

Destacó sin duda el simulador de control de averías movido por pistones hidráulicos, donde se pueden representar multitud de escenarios para ejercicios de control de inundaciones y apuntalamientos. Tras verlo en acción, si una espina me quedó, fue no haber podido entrar a reparar inundaciones en semejante invento, pero no había tiempo para todo y tampoco éramos suficiente personal.

En fin, no se puede tener todo, pero seguro que algún día tendremos uno en nuestro CISI. Al final de la mañana, nos invitaron a comer con una nueva demostración de trato impecable y llegó el momento de la despedida, por suerte pudimos medianamente corresponder el estupendo trato, con una metopa del barco, buena preparación por nuestra parte esta vez, sí señor.

Después de dos días me quedo con la última imagen que vi al salir del CISI australiano… La cocinera que nos atendió tanto allí como en CRESWELL despidiéndonos agitando el brazo como si nos conociera de toda la vida, esto es, la buena gente que en esta ocasión nos encontramos.
VMT to HMAS CRESWELL and SSSS.

fuente: Armada española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…