Ir al contenido principal

Ejercicio "Machete": misiones de Operaciones Especiales con integración de otras unidades.

La profundización en los procedimientos de integración y actuación de los equipos de Operaciones Especiales con otras unidades ha sido uno de los puntos fuertes de la edición de este año del ejercicio "Machete", liderado por el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) "Valencia" III, y ejecutado del 3 al 14 de junio en varios emplazamientos de las provincias de Alicante, Valencia, Albacete y Murcia.

En los operativos se han integrado capacidades de Reconocimiento de Explosivos con personal del Regimiento de Ingenieros nº 1; equipos ligeros de Guerra Electrónica del Regimiento de Guerra Electrónica nº 31, y un equipo de Muestreo e Identificación de Agentes Biológicos, Químicos y Radiológicos del Regimiento NBQ nº 1. Además, han contado con la colaboración de helicópteros Cougar -del Batallón de Helicópteros de Maniobra IV- y Bolkow -del Batallón de Helicópteros de Ataque I-, y de un patrullero de la Armada, para realizar infiltraciones por medio aéreo y acuático.

Equipo de tiradores de precisión
Equipo de tiradores de precisión (Foto:Iván Jiménez/DECET)

Todos los implicados, más de 250 militares, han trabajado conjuntamente en las labores de reconocimiento especial (información) y en las acciones directas asignadas a los cinco operativos y dos equipos de tiradores de precisión desplegados para dar protección a las tropas de la OTAN y a la población civil de un país en crisis en el que, según la ambientación del ejercicio, la Alianza había decidido poner en marcha una operación militar.

Fases
El ejercicio tuvo una primera fase de cross-training, de dos días, en la que el personal estuvo practicando algunas de las técnicas específicas que utilizan los equipos de Operaciones Especiales para infiltrarse, tales como el rápel, tanto en la torre de adiestramiento -incluyendo la técnica de rápel a la portuguesa, que es de cara al suelo en lugar de espaldas, como es habitual-, como desde un helicóptero Cougar, descendiendo también en fast-rope -el descenso se hace dejándose deslizar por una maroma gruesa, sin anclajes-.

En la segunda fase se han ejecutado operaciones de reconocimiento especial, fundamentalmente de Inteligencia Humana y de infiltración de equipos para vigilancia y seguimiento de objetivos. Entre ellas, entrevistas con líderes locales o vigilancia de instalaciones como una sospechosa de ser un laboratorio de armas químicas.

Rápel desde helicóptero en el Machete
Rápel desde helicóptero en el "Machete" (Foto:Iván Jiménez/DECET)

La tercera fase se ha plasmado en las acciones directas, en las que los equipos han sido trasladados en helicóptero o patrullero, y se han infiltrado por sus propios medios -a pie, en vehículo, o por el agua, buceando- para llevar a cabo las operaciones.

Operación extracción de rehén
Entre ellas, el rescate de un rehén que se encontraba retenido en el interior de una población. Esta acción fue ejecutada por un equipo del GOE "Maderal Oleaga" XIX, que se sumó a los otros cuatro del GOE III que han tomado parte en el ejercicio.

Sus componentes llevaron a cabo una acción simultánea en dos edificios próximos, mientras un equipo de tiradores de precisión situado en las inmediaciones eliminaba a un centinela y vigilaba los alrededores; una vez localizado el rehén, un subgrupo de seguridad y extracción se adentraba en el pueblo con sus vehículos VAMTAC para trasladarle hasta una zona segura preestablecida y proceder a su evacuación en helicóptero.

Infiltración para realizar la operación
Infiltración para realizar la operación (Foto:Iván Jiménez/DECET)

Junto a ésta, otras misiones consistieron en la captura de un líder terrorista que había sido localizado en una residencia de verano, la destrucción de un laboratorio de armas químicas, o el rescate de un piloto de helicóptero que había quedado atrapado en territorio hostil.

fuente: Ejército de Tierra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…