Ir al contenido principal

La Armada se adiestra en salvamento y rescate de submarinos.

Entre los días 21 y 25 de octubre la Armada llevará a cabo en aguas de la región de Murcia el ejercicio ‘Cartago 2013’, orientado al empleo de los medios y procedimientos nacionales de salvamento y rescate de submarinos.

Durante estos cinco días, se realizará un ejercicio de localización, salvamento y rescate de un submarino siniestrado, simulando las sucesivas fases de actuación, y desplegando las unidades navales de localización y rescate. 

Por parte de la Armada participará el submarino ‘Galerna’, el cazaminas ‘Segura’, el buque de salvamento y rescate (BSR) ‘Neptuno’ y el patrullero de altura ‘Cazadora’. Participaran también los Estados Mayores de la Armada (Madrid), Flota (Rota), Fuerza de Acción Marítima y de la Flotilla de Submarinos (Cartagena). La Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (SASEMAR) colaborará con los buques de salvamento (BS) ‘Clara Campoamor’, ‘Salvamar Mimosa’ y un helicóptero.


Uno de los objetivos del ejercicio ‘Cartago 2013’ es mejorar la coordinación entre las unidades de la Armada y los organismos y agencias civiles en el caso de una real emergencia en un submarino.

Pérdida de contacto con el submarino
El lunes día 21 se realizará un ejercicio de evacuación sanitaria del personal siniestrado a bordo de un submarino, en las proximidades de la Estación Naval de la Algameca. Actuarán como escapados un total de 15 miembros de la dotación que simularán ser heridos. El objetivo de este ejercicio es mejorar el adiestramiento en la recepción, gestión sanitaria, tratamiento y evacuación de personal siniestrado. El personal sanitario estará distribuido entre el BS ‘Clara Campoamor’ y BSR Neptuno’.

Al día siguiente el submarino ‘Galerna’ simulará estar accidentado en aguas próximas a San Pedro del Pinatar, posándose en el fondo. Tras recibir la señal, se alertará del posible incidente y se desencadenará el procedimiento de localización y salvamento del mismo.

Con el fin de establecer comunicaciones con el submarino, se enviará un helicóptero de la Armada con un equipo de intervención inicial formado por personal de la Fuerza de Guerra Naval Especial. Una vez confirmado el estado del submarino siniestrado, la Armada, en coordinación con SASEMAR, enviará a la zona al cazaminas ‘Segura’, al buque de salvamento y rescate ‘Neptuno’, al buque de salvamento BS ‘Clara Campoamor’ y Salvamar ‘Mimosa’.

Los días 23 y 24 de octubre se simularán las fases denominadas PODEX y VENTEX con el submarino posado en el fondo. Estas fases consisten en la transferencia de diverso material a la dotación del submarino siniestrado, y la ventilación de la atmósfera interior del submarino desde la superficie. En esta parte del ejercicio ‘Cartago-13’, participarán el submarino ‘Galerna’, el buque de salvamento y rescate de la Armada ‘Neptuno’ y el buque de SASEMAR ‘Clara Campoamor’.


Recuperación de la dotación y reflote del submarino
El viernes 25 de octubre se desarrollará el ejercicio de escape de 5 miembros de la dotación del submarino por la esclusa de salvamento de proa. En esta maniobra se alistarán embarcaciones con buceadores, personal médico y cámaras hiperbáricas para asistir a la dotación en caso de necesidad. Se contará con una unidad de UVI móvil para casos de emergencia.

A continuación comenzará el reflotado del submarino. Los buzos del ‘Neptuno’ conectarán mangueras de aire a los tanques de lastre del submarino y bombearán aire desde el buque de salvamento y rescate de la Armada con la finalidad de expulsar el agua de los lastres.

Al desalojar el agua de estos depósitos, se aligerará progresivamente el peso del submarino, consiguiendo que emerja a la superficie desde una profundidad de unos 12 metros, dando por finalizado el ejercicio ‘Cartago 2013’.

fuente: Armada española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…