Ir al contenido principal

Las unidades españolas de helicópteros finalizan su misión en Afganistán.

Ayer día 13 se puso fin a más de ocho años de actividad de la Unidad de Helicópteros del Ejército de Tierra en Afganistán (ASPUHEL) y del destacamento del Ejército del Aire de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (HELISAF). Tras la realización de los últimos vuelos de las citadas unidades, comienzan ahora las tareas de repliegue de las aeronaves y todo su material.

foto: mde.es 

A partir de hoy, las unidades desmontarán los doce helicópteros, para poder repatriarlos mediante aviones de transporte estratégico, y prepararán todo el material asignado para su posterior repliegue. Los últimos componentes de ASPUHEL y HELISAF regresarán a España junto con los componentes del 24 Contingente desplegado en Herat. Con ello, habrán concluido exitosamente la misión encomendada desde que en 2005 fueron desplegadas en Herat.

HELISAF inició su despliegue en Afganistán en mayo de 2005. Desde entonces, sus helicópteros HD-21 Superpuma y su personal han estado de alerta para realizar misiones de aero-evacuación médica (MEDEVAC, en sus siglas en inglés) en la región oeste, que comprende cuatro provincias, bajo control táctico del Mando Regional Oeste y dependencia orgánica del Jefe de Fuerza Herat.

foto: mde.es 

Desde esa fecha y hasta finales de 2009, cuando otros ejércitos comenzaron también a llevarlas a cabo, HELISAF fue la única unidad en el Mando Regional Oeste con capacidad para misiones MEDEVAC, constituyéndose así en la más veterana, en ese sentido, en el teatro de operaciones de esta zona del país.

Por su parte, ASPUHEL comenzó a operar en Herat con cuatro helicópteros de transporte medio AS-532 Cougar a principios de 2005, a los que se sumaron en 2007 tres helicópteros de transporte pesado CH-47D Chinook, con los que se alternaron desde entonces y hasta finales de 2012, cuando ambos modelos pasaron a operar de forma simultánea. Por último, en abril de 2013 se desplegaron tres helicópteros de ataque y reconocimiento EC-665 Tigre, que aumentaron significativamente las capacidades de la unidad.

foto: mde.es 

Desde el inicio de su despliegue, ASPUHEL ha realizado 10.486 horas de vuelo y casi 8.500 salidas. HELISAF ha completado 5.919 horas de vuelo y 3.444 salidas, salvando las vidas de 1030 evacuados, entre los que se incluye personal español, de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF, en sus siglas en inglés), de las Fuerzas Armadas y los Cuerpos de Seguridad de Afganistán y personal civil afgano.

43 contingentes de HELISAF, formados cada uno de ellos por 40 personas, procedentes principalmente del Ala 48, unidad a la que pertenecen los helicópteros desplegados, 802 Escuadrón, Ala 49, EZAPAC, así como médicos de vuelo, enfermeros de unidades de Búsqueda y Salvamento SAR y Ala 78 y auxiliares sanitarios de la Unidad Médica de Aero-evacuación, se han relevado durante los últimos 8 años y medio para llevar a cabo las misiones de aero-evacuación médica en zona de amenaza que le han sido encomendadas.

foto: mde.es 

ASPUHEL, por otro lado, alcanzó su máxima entidad en mayo de 2013, cuando pasó a tener tres helicópteros de cada modelo y un total de 106 militares destacados. Personal y material esencial para apoyar y proteger en todo momento el repliegue de las unidades españolas desde Qala-i-Naw hasta Herat, entre otras misiones encomendadas por el Mando Regional Oeste.

La dificultad de las misiones llevadas a cabo por ambas unidades queda patente en el hecho de que tanto HELISAF como ASPUHEL han sufrido la pérdida de dos aparatos, respectivamente. Aunque HELISAF no ha tenido que lamentar víctimas mortales entre sus miembros, cinco tripulantes de ASPUHEL y doce pasajeros de la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable perecieron el 16 de agosto de 2005, al estrellarse en las proximidades de Herat el helicóptero Cougar en el que viajaban. 
foto: mde.es

fuente: mde.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…