Ir al contenido principal

Aduanas devolverá la gestión y el mantenimiento de su flota aérea al Ejército del Aire.

(Infodefensa.com) Madrid – La Agencia Tributaria ha decidido devolver la gestión y el mantenimiento de su flota de aviones y helicópteros que se dedican a vigilancia de fronteras al Ejército del Aire después de casi cuatro años de haberlo privatizado en una licitación que obtuvo una UTA formada por las empresas Airbus Military e Inaer

En 2010, Airbus Military –ahora Airbus Defensa y Espacio- y la operadora de servicios aéreos Inaer ganaron un contrato para la gestión de la flota aérea del Servicio de Vigilancia Aduanera (DAVA) por un importe de 5,5 millones de euros. El contrato tenía una duración de dos años con la opción de una prórroga de otros dos adicionales.


Según el diario El Mundo, la dirección de la Agencia Tributaria ha decidido ahora, sin embargo, devolver la administración de sus aviones y helicópteros al sector público y el Ejército del Aire será el encargado de gestionar la flota a partir de ahora.

Detrás de esta decisión está, agrega el periódico, se encuentra, por una parte, el ahorro que supondrá, ya insinuado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA); y, por otra, las reiteradas quejas sobre la gestión que ha realizado esta UTE durante casi cuatro años.


En varios informes remitidos por técnicos del DAVA se denuncian incumplimientos del pliego de prescripciones técnicas por parte de Airbus e Inaer. Entre ellos, el compromiso de tener tres bases con aviones operativos las 24 horas, que nunca se cumplió. La realidad es que una de esas bases apenas se utilizó y acabó cerrada (la de Santiago de Compostela), y que en las otras dos (en Málaga y Alicante) los aviones han estado funcionando, como mucho, al 50%.

Cada vez menos unidades activas
Además, durante estos años la pequeña flota aduanera, compuesta por seis aviones CASA 212, ha perdido la mitad de sus aparatos. Dos de los aviones tenían que ser matriculados con una placa civil, porque tenían una militar de cuando la gestión era pública, y sin ella no podían volar. Se tardó más de dos años en hacerlo, y los aviones estuvieron en un hangar. El tercero está «canibalizado», y se ha ido desguazando para reponer piezas de otros aparatos, por lo que tampoco puede volar. Además, de los 11 pilotos que tenía que haber, sólo cuatro han estado en activo, acompañados ocasionalmente por otros cuatro provenientes de otra contrata que tenía Inaer con la Secretaría General de Pesca y Salvamento Marítimo.

En su informe, la CORA dice que los medios aéreos de la Administración General del Estado tienen «unos costes de explotación muy superiores debido a la dispersión, la contratación externa y atomización de recursos necesarios para el mantenimiento y operación», y por eso propone devolver al Ejército del Aire esas competencias mediante convenios de colaboración.

El servicio de Vigilancia Aduanera tiene una flota de siete helicópteros en las bases de San Javier, Algeciras, Almería y Vigo. Tres de ellos son modelos de más de 30 años, los BO-105, que actualmente se están retirando en otros cuerpos del Estado, como la Guardia Civil, y sustituyendo por otros más modernos. En la Agencia Tributaria, en cambio, se ha tomado la decisión de invertir cerca de 500.000 euros en cada uno para equiparlos con cámaras de última generación y ampliar su radio de acción, con más horas de vuelo, cubrir mayores distancias e incluir vuelos nocturnos.

fuente: Infodefensa.com

Comentarios

  1. La ventaja de esta medida reside en aprovechar la experiencia que tiene el EdA tanto en su operación como en su mantenimiento, es decir son sistemas que están en su inventario. En el caso de los aviones a pesar de que están siendo dados de baja progresivamente, todavía queda algún C-212, pero en el caso de los helicópteros, Bo-105, BK-117 y Dauphin-2 ,el EdA ni tiene experiencia en su operación ni en su mantenimiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…