Ir al contenido principal

El patrullero “Relámpago” y la fragata “Cristóbal Colón” cruzan el Canal de Suez.

Los dos buques de la Armada se integraran en las operaciones de contra la piratería en aguas del Océano Índico, “Atalanta” bajo el marco de la Unión Europea y “Ocean Shield” liderada por la OTAN.
Los dos buques de la Armada han cruzado con rumbo sur el Canal de Suez durante el día 08 de marzo para integrarse en las operaciones contra la piratería que se están desarrollando en el océano Índico. El buque de acción marítima (BAM) “Relámpago” se integrará en la operación “Atalanta” bajo el marco de la Unión Europea y la fragata “Cristobal Colón” en la operación “Ocean Shield” liderada por la OTAN.


Destacar que ésta será la primera operación en la que participe la fragata “Cristobal Colón”, que será además el buque insignia de la agrupación OTAN que contribuye a la operación “Ocean Shield”, llevando a bordo al contralmirante español que actualmente dirige esta operación.
La fragata “Cristóbal Colón” y el BAM “Relámpago” son dos de los buques más modernos de la Armada. Los dos han sido construidos en los astilleros de Navantia, el primero en Ferrol y el segundo en Cádiz, y cuentan con más de un 85% de tecnología nacional.
El despliegue del ‘Relámpago’, que es la segunda vez que participa en esta operación, forma parte del compromiso adquirido en 2008 por España para, bajo bandera de la Unión Europea, mantener la seguridad en las aguas cercanas a las costas somalíes, protegiendo tanto al tráfico mercante como a los pesqueros que faenan en esas aguas.
El “Relámpago”, al mando del capitán de corbeta Isidoro Junguito Carrión, es el tercero de los Buques de Acción Marítima, de la clase “Meteoro”, configurado como patrullero oceánico. La concepción del programa BAM está basada en buques de altas prestaciones, costes de adquisición y mantenimiento reducidos y gran nivel de polivalencia, no sólo en el ámbito militar sino también en el de cooperación en tareas de salvamento, lucha contra la contaminación, evacuación y ayuda humanitaria.
La dotación normal del buque es de 51 personas, pero en esta ocasión lleva 86 contando con unidades embarcadas: 16 de la Unidad de Guerra Naval Especial (UGNE), 17 de la Unidad Aérea Embarcada (UNAEMB), 1 médico y 1 intérprete. Permanecerá fuera de su base, Las Palmas de Gran Canarias, cerca de 6 meses.
Por otro parte, la fragata “Cristóbal Colón” al mando del capitán de fragata Enrique Nuñez de Prado Aparicio tiene previsto permanecer durante tres meses en el océano Índico, participando en la operación “Ocean Shield” que la OTAN lleva a cabo contra la piratería. Esta misión supone su primera operación real desde que fue entregado a la Armada el pasado mes de noviembre de 2013.
La operación “Ocean Shield” constituye la aportación de la OTAN a los esfuerzos de la comunidad internacional en la lucha contra las actividades de piratería en el cuerno de África.
La fragata “Cristóbal Colón” además de su dotación formada por 184 hombres y mujeres, lleva a bordo una Unidad Aérea embarcada para apoyar las operaciones aéreas del helicóptero SH-60B, un Equipo de Seguridad compuesto por personal de Infantería de Marina, un refuerzo de personal sanitario y un Estado Mayor internacional que está previsto embarcar en Djibouti el próximo 13 de marzo, formando un total de 237 personas.
La fragata “Cristóbal Colón” es la unidad más moderna con que cuenta la Armada y está integrada orgánicamente en la 31ª Escuadrilla de Escoltas, formada por fragatas de la clase "Alvaro de Bazán", de moderno diseño y notables capacidades militares, con los que la Armada espera contribuir a alcanzar los objetivos de Defensa Nacional en los comienzos de este siglo. Sus aptitudes para hacerse presente en todo tipo de escenarios, con la seguridad que proporciona su sistema de combate “AEGIS”, la convierten en una herramienta valiosísima al servicio de la política exterior del Gobierno de la Nación, no sólo mediante operaciones convencionales, sino también en misiones de paz, ayuda humanitaria, imposición de las resoluciones de la ONU, etc.
fuente: EMAD

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…