sábado, 7 de junio de 2014

Australia sólo deja a Navantia y Daewoo en su concurso de buques de aprovisionamiento

(Infodefensa.com) GSF, Madrid – El ministro de Defensa australiano, David Johnston, ha anunciado hoy su decisión de que al concurso para construir dos nuevos buques de aprovisionamiento para su Armada sólo concurran dos competidores: la española Navantia y la surcoreana Daewoo

Fuentes de la industria han explicado a Infodefensa.com que en este caso, pese a la dura competencia que siempre suponen los coreanos, la opción española cuenta con mayores posibilidades. Los trabajos de los coreanos, han concretado, no cumplen con los requisitos de la RAN (Real Armada de Australia), como sí hace la compañía española, que además tienen una fuerte implantación en Australia, para la que han construido buques como los LHD y donde recientemente estuvo operando el Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Cantabria para atender precisamente las necesidades australianas en operaciones de abastecimiento y, de paso, familiarizar a sus marineros con un buque similar a los que podría acabar encargando ahora.

“La competencia entre estos dos experimentados astilleros es el mejor modo de asegurar la entrega de los buques a buen precio y en el marco de tiempo requerido”, ha explicado Johnston, que de este modo ha dejado fuera del proceso a los astilleros australianos, a los que esta semana ha llamado la atención por su baja productividad en el programa de destructores antiaéreos AWD, que se construyen en el país con un diseño basado en las fragatas españolas F100 de Navantia.
El ministro ha optado en esta ocasión por encargar la construcción, y no sólo el diseño, como ocurrió con estos destructores, a empresas del exterior, de modo que la inversión resulte más rentable (el programa de los AWD, estimado en unos 6.200 millones de euros, ya ha incrementado su precio en 220 millones y arrastra un retraso de dos años).
Con esta medida el Gobierno australiano trata de atender la “urgente necesidad de grandes buques de apoyo que evaluamos que están más allá de la capacidad de Australia para producir de forma competitiva en este escenario”.

Problemas con los astilleros locales
De continuar los problemas en los astilleros australianos también podrían acabar fabricándose fuera del país las ocho fragatas que está previsto licitar más adelante, aunque Johnston ha afirmado que su intención es que esta flota, para cuyo diseño ya se han destinado 78,3 millones de dólares, sea fabricada en el país.
El ministro, en todo caso, ha advertido que este encargo podría acabar también en el extranjero si la industria local no remonta su vuelo: “Ningún gobierno responsable podría considerar la posibilidad de seguir trabajando para una industria que está funcionando tan mal”, ha apuntado.
La decisión de optar con Navantia y Daewoo como únicas competidoras por las ofertas para reemplazar al HMAS Success yHMAS Sirius ha levantado fuertes críticas internas en Australia, donde el sindicato de trabajadores AMWU ha denunciado la decisión de deslocalizar la construcción naval australiana. Al mismo tiempo, el sindicato ha acogido con satisfacción la anunciada decisión del Gobierno de construir en el país una veintena de nuevas patrulleras de la Clase Pacífico.

En un comunicado publicado hoy por el Ministerio de Defensa de Australia, Johnston ha conminado a “armadores y sindicatos navales a entender que la construcción naval en Australia está en una encrucijada crítica”, lo que le ha llevado a tomar esta medida.
Por su parte, el líder de la oposición, Bill Shorten, ha acusado al gobierno de “torpedear” miles de empleos de la industria de defensa en Australia por esta decisión que ha calificado de “imprudente” por poner la capacidad de defensa y de construcción naval del país “en riesgo de cara al futuro”.
La experiencia de España sirviendo a la RAN
Las posibilidades de Navantia para hacerse con el contrato de los dos futuros buques de aprovisionamiento en combate son muy altas, dado que se trata de un cliente con una gran querencia por los productos de esta empresa –ha adquirido dos LHDsimilares al buque de proyección estratégica Juan Carlos I español y el diseño y parte de los destructores AWD, basados en las F100, entre otros– y conoce muy bien con qué tipo de nave va a optar España a este concurso. De hecho, el año pasado el BAC Cantabria completó con la Marina Australiana 79.000 millas (equivale a dos vueltas a la tierra) durante 215 días de mar. A lo largo de ese tiempo realizó más de medio centenar de maniobras RAS y 150 operaciones con aeronaves, todas ellas con tripulación australiana, lo que permite a la RAN conocer a fondo con qué tipo de buque contaría si finalmente su Gobierno opta por el producto español.
fuente: Infodefensa.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada