Ir al contenido principal

Defensa reabre el concurso para la adquisición de más de 734 camiones todo terreno

(Infodefensa.com) Madrid – El Ministerio de Defensa ha reabierto, tras su suspensión en abril,  la licitación del Acuerdo Marco para la adquisición de 734 nuevos camiones medios y pesados todo terreno por un importe cercano a los 154 millones de euros, impuestos incluidos.
El contrato es uno de los más esperados del sector terrestre de la industria de Defensa y hay varias empresas interesadas, aunque algunas fuentes consideran que la compañía mejor posicionada es IVECO Defence Vehicles España, actual suministradora del camino en servicio en el Ejército.

Según el Pliego de Prescripciones Técnicas de la licitación, la previsión es adquirir entre 2014 y 2019 una familia de vehículos que abarque diferentes tipos con distintas variantes y versiones de camiones medios de tipo autobastidor con una carga útil de al menos 4 tonaladas de carga útil, camiones pesados de al menos 10 tn y camiones pesados capaces de transportar hasta 15tn.
En el pliego se señala, además, que es deseable que esté desarrollado un tipo, variante o versión cabeza tractora todo terreno, con los tres tipos de góndolas utilizadas en las Fuerzas Armadas, de 32.000 kg, 55.000 kg y 70.000 kg.
Se obtendrán así, partiendo de una plataforma base, una gama de vehículos que permita obtener sinergias entre los diferentes tipos, consiguiendo facilitar la logística y reducir los costes logísticos de material.
Defensa contempla en concreto la adquisición en los próximos seis años de un total de:
  • 523 camiones para el Ejército de Tierra (433 de 4 toneladas, 50 de 10 tn y 40 de 15 tn),
  • 29 para el Ejército del Aire (8 de 4 toneladas, 14 de 10 tn y 7 de 15 tn),
  • 36 para la Armada (14 de 4 toneladas, otros 14 de 10 toneladas y 8 de 15 toneladas) y
  • 146 para la UME (83 de 4 toneladas, 56 de 10 tn y 7 de 15 tn).
Por anualidades, el acuerdo marco contempla la adquisición de 71 camiones en 2014, 107 en 2015, 144 en 2016, 140 en 2017, 136 en 2018, y los otros 136 restantes a lo largo de 2019. La vida útil de estos vehículos se planea que sea de quince años o superior.
Según el pliego de prescripciones, el precio máximo del camión medio para carga general es de 172.720, siendo la versión más cara el carrozado grúa (hasta 7 tn), con un precio de 333.160 euros.
Respecto al camión pesado de 10 toneladas, los precios previstos oscilan entre los 246.290 y los 469.830 euros. Las distintas versiones del camión pesado 15 toneladas costarán entre 276.420 y 460.000 euros. En el capítulo de equipamiento opcional, el kit de protección balística nivel 1 tendrá un precio máximo de 56.700 euros y la protección minas nivel 2/2ª de 56.540.
El órgano de contratación es la Junta de Contratación del Ejército de Tierra, que tramitará el expediente (número 209112013900100) por procedimiento abierto y carácter ordinario. El plazo de obtención de pliegos concluye el 25 de julio y la recepción de ofertas el 31 de ese mismo mes.

Anulación por un recurso
El Consejo de Ministros autorizó a finales del pasado noviembre este Acuerdo Marco y los contratos necesarios para la adquisición de los camiones que contempla. En ese anuncio se indicó que para lograr “la eficacia de las operaciones conjuntas y combinadas, es preciso que los vehículos logísticos sean interoperables entre los tres ejércitos y con nuestros aliados”.
El anuncio de licitación fue publicado a principios de enero de este año, pero en marzo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia interpone un recurso contra la cláusula 7.1.B.1 del Pliego de Cláusulas Administrativas Particulares del expediente del Acuerdo Marco.
La Junta de Contratación del Ejército, tras examinar con detenimiento  el contenido de dicho oficio, “y pese a estimar   que   la   cláusula   impugnada   fue   incluida   en los   pliegos   por   razones debidamente justificadas de carácter estrictamente logístico y presupuestario, y no con la intención de conculcar la libertad de establecimiento estipulada en el artículo 18.2.a).1° de la Ley 20/2013, de Garantía de Unidad de Mercado, atendiendo a las dudas que pudiera suscitar su redacción y con el fin de evitar  problemas   de  interpretación  futuros”, aprueba en abril la suspensión del procedimiento.
fuente: Infodefensa.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…