Ir al contenido principal

El Segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo completa su traslado a la Base Aérea de Morón

El SEADA ya opera desde la Base Aérea de Morón, ocupando unas instalaciones que se componen fundamentalmente de hangares rehabilitados y adecuados para los medios de apoyo al despliegue aéreo, un edificio de administración, varios hangares desplegables y un área acondicionada para la disposición del parque de contenedores. Todas estas instalaciones se encuentran en primera línea de vuelo y permiten su despliegue en el menor tiempo posible.


Aunque el componente de apoyo al transporte aéreo se situó desde sus orígenes en la Base Aérea de Morón de la Frontera, es con la conclusión de los trabajos requeridos para el montaje de las instalaciones cuando el Escuadrón del Caballo Alado, al completo, se ha trasladado a su emplazamiento definitivo.
Con la nueva y definitiva ubicación del SEADA se inicia un nuevo ciclo de la unidad que significará la culminación de su plan de implantación, alcanzando los niveles adecuados de personal, instrucción y medios que le permita el máximo desarrollo del potencial de sus capacidades.
Han pasado ya casi ocho años desde su creación. El Escuadrón estableció originariamente su núcleo inicial en el Acuartelamiento Aéreo de Tablada (Sevilla) y fue el personal de este acuartelamiento junto con el del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA), los que brindaron su apoyo para que una de las unidades más jóvenes del Ejército del Aire iniciara su andadura. Desde allí, se dieron los primeros pasos para alcanzar las capacidades asignadas y desde entonces ha participado en multitud de misiones y ejercicios.
Se participa ya, plenamente integrados, de la vida diaria de la Base, colaborando con los servicios comunes y apoyando estrechamente a los Grupos de Fuerzas Aéreas 11 y 22 en sus despliegues.
fuente: Ejército del Aire.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…