Ir al contenido principal

La Armada realiza un ejercicio de lanzamiento de misiles antiaéreos en el Golfo de Cádiz

La Armada ha realizado esta mañana un ejercicio de lanzamiento de misiles antiaéreos en el Golfo de Cádiz, en el que han participado la fragata “Alvaro de Bazán” perteneciente a la 31ª Escuadrilla de Escoltas con base en Ferrol junto con las fragatas “Santa María”, “Numancia”, “Reina Sofía” y “Navarra” de la 41ª Escuadrilla de Escoltas basadas en Rota.

Mediante este tipo de adiestramientos se busca comprobar el correcto funcionamiento de los sistemas de detección y de armas (dirección de tiro, lanzador, programas) así como probar la eficacia de los misiles antiaéreos "Standard SM-1”. Además, estos ejercicios sirven para elevar la preparación de las dotaciones de los buques en enfrentamientos antiaéreos con misil y con artillería principal.
Durante el ejercicio se efectuaron ocho lanzamientos de misiles actuando contra blancos aéreos teledirigidos tipo “Scrab”, de fabricación española, que simulan diferentes perfiles de ataque de aviones o misiles que se aproximen a la fuerza naval.

La 31ª Escuadrilla de Escoltas
De diseño español, las cinco fragatas de la serie F-100, también denominada clase “Álvaro de Bazán”, tienen base en Ferrol y forman parte de la 31ª Escuadrilla de Escoltas. Cuentan con el sistema de combate AEGIS, que, unido al radar multifunción SPY-1D, les proporcionan una gran capacidad de detección y combate antiaéreo.
La 41ª Escuadrilla de Escoltas
Está constituida por seis fragatas de la clase Santa María y tiene su base en Rota. Los buques de la Escuadrilla fueron construidos en España, el primero de ellos a mediados los años 80, y en la actualidad han terminado un proceso de modernización que les permitirá mantener y mejorar sus capacidades con el fin de que puedan seguir operando con eficacia en los próximos años. Tiene una eslora de 138 metros y más de 4.000 toneladas de desplazamiento.
fuente: Armada española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…