martes, 21 de julio de 2015

El Destacamento Marfil alcanza las 3.000 horas de vuelo (Mali)

El viernes día 17 de julio de 2015, el avión T-10 Hércules del Ala 31 completó las 3.000 horas de vuelo del Destacamento Marfil en la Operación A/M desde su inicio en enero de 2013. 
El pasado día 17 de julio el T-10 desplegado en Dakar (Senegal) contribuyó a que el Destacamento Marfil alcanzara las 3.000 horas de vuelo, realizadas entre el T-10 del Ala 31 y el T-21 del Ala 35, desde el primer despliegue el 16 de enero de 2013. Fue en el transcurso de una misión logística entre Dakar - Gao (Mali) – Ouagadougou (Burkina Faso) – Abidjan (Costa de Marfil). En concreto en el tramo entre Gao y Ouagadougou.

La tripulación estaba compuesta por tres pilotos, un mecánico, dos supervisores de carga y tres escoltas del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo. Este vuelo, que se inició a las 09:00 horas zulú, constituyó la misión 332 del cómputo total de las efectuadas por el Destacamento Marfil.
De las 3.000 horas de vuelo, 1285 han sido realizadas por el T-10.
Concluido el acto se ofreció un desayuno del que participaron las autoridades civiles y militares asistentes. Es de destacar la presencia de la Embajadora de España en Dakar, Cristina Díaz Fernández-Gil.
Este nuevo hito del Destacamento Marfil dentro de la Operación de Apoyo a Mali es fruto del esfuerzo del personal desplegado en la Base “Senghor Militaire” que la fuerza aérea francesa tiene junto al aeropuerto de la capital senegalesa. Sin duda cabe destacar la profesionalidad y trabajo realizado por las tripulaciones y personal del Ala 31.

viernes, 17 de julio de 2015

Cien mil horas de Patrulla Marítima del Grupo 22

El pasado 23 de junio, las aeronaves del Grupo 22 del Ala 11 alcanzaron la cifra de cien mil horas de vuelo de instrucción táctica en labores de Patrulla Marítima.
A partir de 1963, con la creación del 601 Escuadrón de Cooperación Aeronaval, el Ejército del Aire comenzó a emplear hidroaviones para las misiones de patrulla, reconocimiento y ataque.
En octubre de 2013 se celebró el 50º Aniversario de su creación, ocasión donde se inauguró un monolito del Grumman HU-16 Albatross, el cual efectuó veintisiete mil horas de vuelo hasta su relevo con los P-3 Orión en el año 1973. Ambas plataformas han participado en misiones basadas en las capacidades de sus sensores, tales como la búsqueda y localización de submarinos y de unidades de superficie en las colaboraciones con la Armada.


En los últimos tiempos, el P-3 Orión se emplea en la lucha contra la piratería en el océano Índico y la inmigración ilegal en diferentes escenarios, así como también en la recopilación inteligente de imágenes digitales, electroópticas e infrarrojos.
A la espera de su papel en el Mediterráneo para el control del tráfico ilegal de personas encomendada por la Unión Europea, ya ha obtenido un gran reconocimiento en su desempeño en la Operación Atalanta.

sábado, 11 de julio de 2015

Ejercicio CASEX con lanzamiento real de torpedos

El pasado 3 de julio, el Ejército del Aire participó en el desarrollo del ejercicio CASEX de lucha antisubmarina en Cabo de Palos (Cartagena). En él se realizó un lanzamiento real de dos torpedos del modelo MK46-mod V.
En el ejercicio participaron un avión de patrulla marítima P-3M Orión perteneciente al Grupo 22 del Ala 11, además de un submarino S-73 Mistral y el buque A-52 ‘Las Palmas’, ambos pertenecientes a la Armada.


El objetivo de estas prácticas es el de adiestrar a la tripulación del P-3M en procedimientos de búsqueda, localización, seguimiento y ataque de submarinos, así como colaborar en el adiestramiento del submarino en sus procedimientos y prácticas de evasión ante la amenaza de un torpedo en el agua.
El desarrollo del CASEX comenzó días antes con la preparación y planeamiento en el Centro de Apoyo a la Misión del Grupo 22, en la Base Aérea de Morón, donde se impartieron unas conferencias.
Tras esta fase teórica, se llevaron a cabo acciones antisubmarinas, además del procedimiento de lanzamiento de torpedo en dos ataques por separado y la recuperación del torpedo a la finalización de cada lanzamiento.

miércoles, 8 de julio de 2015

La Unidad de Combate Subterráneo de la Legión se estrena en un ejercicio en las minas de Alquife

La Unidad de Combate en Ambiente Subterráneo (UCAS) de la Legión se ha estrenado, con su configuración más completa desde su puesta en marcha hace un año, en un ejercicio desarrollado en la zona de las minas de Alquife (Granada) del 29 de junio al 2 de julio.
 Sobre una Sección de Infantería, como base de la unidad, ésta se ha reforzado con un Pelotón de Zapadores con capacidad de reconocimiento de artefactos explosivos, un equipo NBQ, uno logístico, uno de comunicaciones y, por último, un equipo cinológico. Es decir, la UCAS es una unidad con una configuración de Sección reforzada, que cuenta con unos 50 componentes.
La Brigada de la Legión fue designada por el JEME como unidad experimental para el desarrollo de tácticas y procedimientos de combate en ambiente subterráneo. En este marco y después de realizar varios ejercicios y experiencias, se ha llegado a este diseño de unidad en el seno del Tercio “Don Juan de Austria”, 3º de la Legión, con sede en Viator (Almería). Este diseño responde al adverso escenario —de oscuridad y claustrofobia en el que habría de realizar su labor—y de las variadas situaciones a las que tendría que hacer frente la UCAS. Por eso integra diversos elementos de combate y apoyo al combate y se ha concebido como una estructura operativa modular.

Los perros adiestrados realizan una eficaz labor
Los perros adiestrados realizan una eficaz labor (Foto:BRILEG)
La Guerra Subterránea está ganando terreno en el marco de los conflictos asimétricos (grupos terroristas, insurgencia, crimen organizado…). En este tipo de conflictos, el subsuelo puede ser empleado como plataforma de operaciones para el planeamiento y ejecución de todo tipo de acciones. Las infraestructuras subterráneas de las ciudades o las cavidades naturales o artificiales en campo abierto constituyen un lugar idóneo para la ocultación, tanto de personal como de armamento, y para la preparación de ataques, golpes de mano, atentados con explosivos, secuestros... El subsuelo constituye, por su propia esencia, un espacio de difícil control donde es posible desarrollar actividades que pueden llegar a pasar totalmente inadvertidas. La falta de información y deficiente control de los espacios subterráneos representan importantes riesgos para las fuerzas que operan en superficie. De ahí se deriva la importancia de esta modalidad de combate.

El material Patriot llega al Regimiento de Artillería Antiaérea (RAAA) nº 81

El material Patriot adquirido por España a la Fuerza Aérea alemana se encuentra, desde hace unos días, en el que va a ser su nuevo hogar: las instalaciones del Regimiento de Artillería Antiaérea (RAAA) nº 81 de la base “General Almirante” de Marines (Valencia).
El 2 de julio, de madrugada, atracó en el puerto de Sagunto (Valencia) el barco que transportaba el nuevo material, procedente de Alemania. Tras dos días de descarga y varios convoyes entre el puerto y la base “General Almirante”, el material ha quedado definitivamente alojado en Marines.
Con su recepción, el RAAA nº 81 se convierte en el Regimiento Patriot del Ejército, ya que está previsto que tanto la Batería adquirida hace unos años como las dos compradas en 2014, junto con el resto de los elementos del sistema (una Central de Operaciones de Grupo, elementos de comunicaciones, herramientas y repuestos asociados), tengan como destino final esta unidad. Ahora, parte del material se encuentra desplegado en el marco de la misión “Active Fence” de la OTAN para la defensa del espacio aéreo turco.
En los meses previos, el RAAA nº 81 ha estado ultimando la recepción de lo nuevo a la vez que preparaba la entrega del material del que se despide y que ha tenido hasta ahora en dotación: el Roland y el cañón de 35/90 mm. Los lanzadores Roland y las direcciones de tiro Sky van a ser trasladadas al polígono de Casetas, en Zaragoza, mientras que los cañones de 35/90 mm serán entregados en octubre al RAAA nº 94 y al Regimiento de Artillería Mixto nº 32. 

Transporte de un radar tras su llegada
Transporte de un radar tras su llegada (Foto:RAAA nº 81)
A partir del 15 de agosto, el personal empezará a recibir formación para aprender a manejar el sistema Patriot con la ayuda del RAAA nº 74, que es la unidad que lo ha tenido y la que mejor lo conoce.
Una vez que estén listos para operarlo, tomarán el relevo en Turquía a los componentes del RAAA nº 74, que llevan desde principios de año desplegados y que a mediados de julio enviarán su segundo contingente.