Ir al contenido principal

La historia del láser capaz de derribar misiles desde un avión que no llegó a fabricarse

Algunos programas de armamento jamás ven la luz, pero eso no significa que no hayan existido.

LQT Defensa | El pasado mes de diciembre os explicábamos que el destructor USS Zumwalt, un buque de aspecto futurista y de coste desorbitado, ya surcaba los mares en su fase de pruebas previa a su entrada en servicio. En esa noticia remarcábamos que el buque estaba preparado para montar armas que ni tan siquiera existen hoy en día, entre otras un cañón láser.

Por muy futurista que suene, el uso de un láser con finalidades militares no es una novedad, ya se llevó a la práctica a otra escala y en otro entorno, el aéreo.

En los años 90' el Departamento de Defensa de Estados Unidos pensó en desarrollar un láser capaz de ir montado a bordo de un avión para derribar misiles enemigos, mejorando un primer proyecto de los 80' que no pasó de la fase experimental. La amenaza de los misiles SCUD durante la Guerra del Golfo fue el detonante de este nuevo proyecto destinado a derribar misiles balísticos durante su fase de aceleración. Este proyecto se llamó Boeing YAL-1.


El proyecto se inició en 2001 con la adquisición del fuselaje de un B747-200 (ex Air India) que  se encontraba almacenado en el desierto de Mojave. Una vez en la Base Aérea de Edwards se transformó en un laboratorio para probar el láser en tierra. Durante esta fase se demostró que el láser era capaz de funcionar, se probó unas 50 veces. El laboratorio fue desmantelado y el fuselaje del B747-200 retirado.

Con el éxito inicial se adquirió un avión completo, esta vez nuevo, recién salido de la linea de montaje de Boeing. En este caso fue un B747-400F, la versión de carga del último modelo del famoso Jumbo de Boeing. A este se le integró la versión definitiva del láser en la nariz, donde tradicionalmente estaría ubicado el radar. El primer vuelo del avión fue en 2002, el primer disparo del láser en tierra en 2004.


En 2007 se probó la capacidad de seguir un blanco en vuelo con un iluminador láser. Las pruebas fueron positivas y quedó probada la habilidad del sistema en esa tarea. En 2009 pero el Secretario de Defensa desaconsejó seguir con el programa, que planeaba adquirir un segundo avión. Ese mismo año el sistema fue probado en sucesivas fases con acierto. En 2010 por fin interceptó un misil real en su fase de aceleración y unos meses después destruyó finalmente un misil en vuelo.

A pesar de esto el Secretario de Defensa siguió con su idea de no seguir con el programa y la Fuerza Aérea no solicitó más fondos para su desarrollo. Los motivo principales aducidos por los actores políticos y militares del momento fueron:

· Para ser útil hubiera necesitado estar cerca de la zona de lanzamiento de los misiles enemigos, por ejemplo volando constantemente cerca de la frontera de Iran u otro enemigo. 

· Para ello se hubieran necesitado de 10 a 20 aviones 747 especialmente modificados con un coste de 1,5 billones de dólares la unidad más unos costes operativos de 100 millones anuales. Una idea que les pareció descabellada.

· La Fuerza Aérea declaró que el sistema no era operativamente viable.

El avión utilizado para las pruebas voló por última vez en 2012 para ser almacenado en Arizona, donde quedó en este estado:


En los últimos años se han iniciado estudios para incluir un sistema de armas similar, eléctrico y no químico como el anterior, a un avión no tripulado (UAV), seguramente así seria más económico de operar y adquirir. Además, al no llevar tripulación, las misiones podría ser realmente largas si se consiguiera un UAV capaz de ser reabastecido en vuelo, solventado muchas de las limitaciones del sistema inicial. Un primer prototipo podría volar en 2021. Veremos en que queda todo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…