Ir al contenido principal

NAVANTIA termina la ampliación de casco del submarino S-80

Los trabajos se centrarán ahora en el submarino S-81, primero de la clase S-80, los otros tres quedan a la espera del diseño final certificado.

El Astillero de Navantia en Cartagena ha terminado la ampliación del casco resistente del submarino S-81 Plus, buque en el que se están centrando los esfuerzos de diseño y de construcción del Astillero, en cumplimiento de las directrices emanadas por el Ministerio de Defensa en la reunión del Comité Director del S-80, en julio de 2013, y que han sido reiteradas ahora por una resolución del propio Ministerio de Defensa. Esta ampliación supone que las cinco secciones del submarino ya están disponibles para la incorporación de sus estructuras interiores.

La ampliación del casco resistente es una consecuencia del resideño del submarino que, de esta forma, pasa a tener una mayor eslora y una mayor capacidad de desplazamiento, sin que haya perdido las capacidades que le convertirán en un submarino convencional de la siguiente generación: planta AIP, capacidad de ataque a tierra, integración de sistemas y una elevada automatización. 


El programa de diseño y construcción del submarino S-80 es el proyecto de ingeniería más complejo que se está acometiendo a nivel nacional. Por tanto, las dificultades técnicas que han ido apareciendo a lo largo del programa son normales en el desarrollo y ejecución de un proyecto que requiere soluciones tecnológicas inéditas. Un proyecto de estas características exige situarse en la frontera de numerosas tecnologías, lo que supone asumir riesgos. 

Fruto de los trabajos de rediseño del submarino han sido hitos como la aprobación de la PDR (Preliminary Design Review) o la IPR, en septiembre del año pasado. Está previsto que a lo largo de este año tenga lugar la CDR (Critical Design Review). 

Los problemas que han ido surgiendo en el desarrollo del programa han sido abordados mediante una reestructuración completa del programa, el rediseño del submarino y una transformación a fondo del Astillero de Navantia en Cartagena (incluyendo la consecución de la exigente certificación en la norma aeronáutica y aeroespacial EN9100), lo que le permitirá competir en el futuro en el mercado exterior.
En este momento existen evidencias técnicas que permitirán cerrar un diseño final del submarino para lo que se requiere continuar las actividades de I+D+i en curso. Esta situación ha llevado a la decisión de focalizar los esfuerzos técnicos y económicos en el año en curso en aquellas actividades críticas y con influencia directa en el diseño final del submarino. Actividades como las tareas de ingeniería y construcción del primer submarino de la serie (conocido como S-81 Plus), así como las de capacitación del astillero hasta alcanzar el hito de la CDR y su diseño final.

Así pues, por orden de la Secretaría de Estado de Defensa, sólo se trabajará en el S81 Plus, y se pospondrán las tareas que se venían realizando en el S82, S83 y S84 hasta tener el diseño final del submarino plenamente certificado por todas las partes que trabajan en el mismo. 

La posibilidad de disponer de un diseño nacional en la construcción de submarinos supone la independencia tecnológica en un aspecto de la defensa nacional esencial. Además, el éxito del programa tiene varias vertientes: por un lado, la defensa nacional, por cuanto está en juego la supervivencia del arma submarina; por otro, la imagen tecnológica española; en tercer lugar, el peso industrial y tecnológico que Navantia-Cartagena tiene para toda la Región de Murcia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…