Ir al contenido principal

Desactivados varios artefactos explosivos de la Guerra Civil en el EVA nº 9

El pasado mes de abril, dos Equipos de Desactivación de Explosivos (EDE) del Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX) del Ejército del Aire se desplazaron al Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 9 (EVA nº 9), en la localidad granadina de Motril, para llevar a cabo una operación de localización y limpieza de municiones no explosionadas (UXO en sus siglas en inglés).
La intervención fue motivada por la aparición de varias municiones sin explosionar en el área de responsabilidad del EVA nº 9. Para la realización de los trabajos de búsqueda y localización fueron empleados detectores de metales llamados de ‘gran bucle’. Estos equipos son utilizados para rastrear grandes extensiones de terreno y, en combinación con detectores de menor tamaño, proporcionan capacidad para localizar una amplia gama de municiones en profundidades de hasta casi un metro. 
En este sentido, los diferentes equipos demostraron su valía y eficacia, permitiendo elevar el nivel de preparación de los EDE y declarar la zona como ‘limpia’ hasta la profundidad indicada. 
De este modo, durante los días 4 al 15 de abril se realizaron trabajos de localización y señalización de fragmentos metálicos en el terreno, confirmando la identificación del área como antigua zona de combate entre los bandos enfrentados durante la Guerra Civil. En las citadas tareas fueron localizados numerosos fragmentos de proyectiles de artillería y artillería naval, así como vainas y proyectiles de fusiles de la época.
Finalmente fue encontrada una espoleta de impacto activa enterrada a unos 25 centímetros de profundidad, por lo que el EDE detuvo las operaciones de localización e inició el proceso para neutralizar este elemento con seguridad para el personal y zonas de vida adyacentes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…