Ir al contenido principal

La fragata “Cristóbal Colón” finaliza el despliegue en Australia y pone rumbo a España


Tras cuatro meses integrada en la Marina Real Australiana (RAN-Royal Australian Navy), la fragata española “Cristóbal Colón” emprendió el pasado 19 de junio desde la base australiana de Kuttabul, en Sídney, su viaje de regreso a casa; un viaje de 13.000 millas. El buque fue despedido por el Almirante de la Flota de la RAN, contralmirante Stuart Mayer, quien dirigió unas palabras de despedida y agradecimiento a la dotación. El buque australiano HMAS “Toowoomba” despidió a la “Cristobal Colón” con una pasada naval conjunta.
Previamente al día de la partida, el embajador de España en Australia, Manuel Cacho Quesada, ofreció una recepción a bordo de la “Cristobal Colón”; recepción a la cual asistió el Almirante Jefe de la RAN, vicealmirante Tim Barrett.
Durante el tránsito de regreso, la fragata “Cristobal Colón” hará escala en el puerto de Papeete (Tahití), para desde ahí atravesar el Océano Pacífico en demanda del puerto de Callao (Perú).
El balance de estos cuatro meses de despliegue es de 80 días en la mar, más de 26.000 millas náuticas navegadas y más de 3 millones de litros de combustible consumidos. Entre los ejercicios realizados durante el despliegue, cabe destacar más de 20 ejercicios de tiro, 19 maniobras de aprovisionamiento en la mar, y operaciones de vuelo con diferentes tipos de helicópteros de la RAN. En total, se han realizado maniobras con más de veinte buques de las marinas de Australia, Nueva Zelanda, Italia y Francia.
Durante su integración como parte de la flota de la RAN, la F-105 ha recibido y adiestrado a más de 200 marinos australianos, lo que viene a ser el 90% de la tripulación estándar del destructor australiano “Hobart” que entrará en servicio en 2017.
La fragata “Cristóbal Colón” es de la misma clase que los tres destructores de diseño español de la clase “Hobart”. Se trata de unos destructores lanzamisiles equipados con el moderno sistema de combate AEGIS, además de otros sofisticados sistemas de apoyo.
El oficial de enlace australiano en la “Cristóbal Colón”, el teniente de navío Christopher Thornton, comentó que la fragata española había proporcionado el sorprendente número de 2.500 días de adiestramiento individual en la mar. “Los marinos australianos – dijo – han estado viviendo a bordo, trabajando codo con codo con sus colegas españoles y participando activamente en el gobierno del buque”.
Como parte de su período de familiarización, tanto los oficiales como los marineros de todos los departamentos del buque (desde cocineros hasta oficiales) han redactado folletos explicativos que servirán luego para las futuras clases teóricas, ya más estructuradas, y para el subsiguiente adiestramiento en el simulador.
“Normalmente, solemos dar un primer adiestramiento y luego lo contextualizamos, pero con la “Cristóbal Colón” pudimos en primer lugar poner en contexto los conocimientos para, posteriormente, proporcionar el adiestramiento” – comentó el teniente de navío Thornton.
“En el caso de los operadores del sistema de combate, el 80% de dicho sistema es similar al del “Hobart”, así que cuando dichos operadores vayan destinados a la nueva unidad, ya estarán familiarizados con las consolas y sabrán lo que están viendo, incluso antes de hacer los correspondientes cursos”.
La idea es que la tripulación del “Hobart” haya podido disfrutar de una formación acelerada debido, en parte, al tiempo en que estuvieron a bordo de la “Cristóbal Colón”. La familiarización con los sistemas no solo ha sido en beneficio de la tripulación del “Hobart” y otras unidades de Marina Real Australiana, sino para la propia fragata española que se ha beneficiado de cuatro meses de adiestramiento combinado.
“Un ejemplo de esto han sido los vuelos nocturnos de los helicópteros MRH90 del Escuadrón 808 que pudieron no solo obtener la certificación de vuelo con dispositivos de visión nocturna, sino que ayudó al propio buque a desarrollar nuevas capacidades para operar con distintos elementos de otras marinas como la nuestra” – siguió explicando Thornton.
El oficial de adiestramiento de la “Cristóbal Colón”, alférez de navío Joaquín Garat, ha señalado que el haber podido utilizar las enormes zonas de adiestramiento de que dispone Australia ha sido uno de los hitos a destacar. “Pudimos sacar el máximo provecho a los ejercicios de instrucción porque aquí los campos de tiro tienen menos restricciones que en Europa” – dijo.“Nuestra propia tripulación superó la calificación operativa para el combate poco antes de zarpar hacia aquí, con lo que teníamos un conocimiento muy avanzado de cómo usar los distintos sistemas, pero no lo habíamos hecho dentro de un grupo naval multinacional, espacialmente con submarinos. Esto ha sido lo bueno de este despliegue. Que hemos dado un buen impulso a nuestros propios niveles de adiestramiento y hemos adquirido experiencias en áreas a las que normalmente no estamos acostumbrados”.
Acerca de la fragata “Cristóbal Colón”
La fragata F-105 'Cristóbal Colón' fue construida en los astilleros de Navantia en Ferrol. Su botadura, el 4 de noviembre de 2010, estuvo presidida por Su Alteza Real la Infanta Doña Margarita. Su entrega a la Armada tuvo lugar el 23 de octubre de 2012.
Con una dotación de 200 personas, ha participado, entre otras, desde marzo de 2014 en la Operación “Ocean Shield”, integrándose en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN número 2 (SNMG-2) como buque de mando. Esta operación tiene como objetivo principal la lucha contra la piratería y la vigilancia y seguridad marítima en el Océano Índico y en ella participan buques de naciones OTAN trabajando conjuntamente con fuerzas de la Unión Europea y fuerzas marítimas combinadas de otros países.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…