Ir al contenido principal

Navantia presenta la nueva fragata F-110, con la que pretende repetir el éxito de ventas de la F-100

Navantia es la única empresa naval del mundo que compite en los 3 programas internacionales de fragatas, los de EEUU, Canadá y Australia. Se trata de la demostración del gran éxito de las F100, las primeras fragatas diseñadas íntegramente en España, gracias a las cuales Navantia cumple con su carácter estratégico al contribuir a la soberanía nacional, dotando a la Armada de las mejores capacidades para nuestra defensa y lo hace con una industria propia española.

El programa F-110 prevé un retorno económico y en empleo de extrema importancia. El empleo total generado por el programa se estima en 7.000 empleos anuales durante una década: 1.300 plantilla directa de Navantia, 2.100 de industria auxiliar y 3.600 empleos indirectos generados en otros sectores a través de la cadena de suministro. El programa incrementará el PIB de la economía española en más de 590 M€ anuales y tendría un efecto sobre la demanda agregada de cerca de 1.500 M€ anuales.


El programa F-100 ha demostrado ser un caso de éxito tecnológico, operativo e industrial. Ello ha permitido impulsar el proceso de internacionalización de Navantia, convirtiéndola en una empresa puntera en el sector en todo el mundo, contribuyendo a la imagen de la marca España y ofreciendo oportunidades a numerosas empresas nacionales. El programa F-110 para la Armada Española, va a convertirse en una gran oportunidad para construir otro caso de éxito para la industria española.

La evolución de los Sistemas y de la Plataformas en las Fragatas F-110
Como parte del compromiso con el desarrollo tecnológico nacional, Navantia está diseñando la nueva fragata F-110, destinada a sustituir a las actuales fragatas FFG clase Santa María.

La futura Fragata F-110 será un salto tecnológico fundamental en los sistemas de plataforma y sistema de combate, además de incorporar en su diseño tecnologías de la Industria 4.0 que mejorarán la gestión de los sistemas durante todo su ciclo de vida.

La F-110 hereda la magnífica referencia operativa y tecnológica de la Clase F-100, e incorpora prestaciones reforzadas en capacidad antisubmarina (ASW) y de guerra asimétrica (ASYM), sin menoscabo de la capacidad antiaérea, así como una mayor capacidad de integración e intercambio de información en la Fuerza, lo que convertirá sin duda a la futura fragata F-110 en una de las más avanzadas del mundo y en una competidora de primer nivel en el mercado global de las fragatas de exportación.

La nueva generación del sistema de mando y control SCOMBA responderá a los estándares más exigentes de gestión de datos, incorporando tecnologías de vanguardia y gran capacidad de interface e interoperabilidad, contando con enlaces de datos tácticos que permitirán crear una red de sensores y armas que potenciará la capacidad del conjunto de buques, aeronaves, vehículos no tripulados e instalaciones de mando en tierra que formarán la fuerza operativa.

La necesidad de disponer de versatilidad para poder abordar gran variedad de misiones ha requerido el tener que disponer un espacio multi-misión, modular y reconfigurable, con capacidad de despliegue de forma efectiva de lanchas rápidas, vehículos no tripulados, equipamiento para Grupos de Operaciones Especiales, estiba de contenedores normalizados, etc.

Las fragatas F-110 seguirán disponiendo de un helicóptero embarcado por lo que deberán contar con una plataforma de vuelo, hangar para su alojamiento y mantenimiento, sistemas de ayuda a la navegación aérea, etc. El espacio multi-misión citado anteriormente, dota a las Fragatas F-110 de la posibilidad de un hangar adicional para un 2º helicóptero embarcado.

Las fragatas F-110 serán muy difícilmente detectables en todo el espectro físico y electromagnético y dispondrán de gran capacidad de supervivencia y redundancia de sus compartimientos, equipos y sistemas ante las situaciones que se puedan producir en combate.


El incremento muy elevado del nivel de automatización de los equipos y sistemas en las fragatas F-110 y la necesidad de reducir los costes del ciclo de vida ha conducido a que la dotación embarcada disminuya en términos cuantitativos. Ello, unido al mayor número y complejidad de los equipos, plantea nuevas estrategias para el adiestramiento y el mantenimiento a bordo, para las cuales el avanzado Sistema Integrado de Control de Plataforma del buque y las soluciones de adiestramiento incorporadas desde el diseño, son piezas fundamentales.

La futura fragata F-110 también se diferenciará por la incorporación de tecnologías de la Industria 4.0. Las Fragatas F-110 serán los primeros buques de la Armada que tendrán un gemelo digital que optimizará la gestión de los procesos logísticos durante toda la fase de servicio de los buques. Durante las fases de diseño, construcción y mantenimiento, la digitalización de los procesos y sus interfaces en toda la cadena de valor reducirá los costes generando eficiencias a múltiples niveles.

Otros ejemplos de evoluciones tecnológicas de las que se beneficiarán los nuevos buques son el uso de tecnologías basadas en la movilidad, la optimización de infraestructura de redes de comunicaciones a bordo que reducirá el cableado de los buques y el incremento en la conectividad en sistemas y equipos embarcados, con capacidad para comunicar datos operativos que permitirán analizar su estado de forma remota usando técnicas de inteligencia artificial que reducirán los costes de mantenimiento y mejorarán la disponibilidad de la flota.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…