Ir al contenido principal

El Ejército del Aire recupera el mantenimiento de los radomos de los radares del Sistema de Mando y Control

El Ejército del Aire realiza con carácter permanente misiones de vigilancia y control en los espacios aéreos de soberanía, responsabilidad e interés nacional.
Para llevar a cabo estas labores, el Ejército del Aire cuenta con aviones de combate y el Sistema de Mando y Control, poseedor de una red de radares y equipos de comunicaciones entre otras de las funciones a realizar. Es un Sistema en el que trabajan más de 2.000 personas repartidas en las 22 unidades que hay desplegadas por todo el territorio nacional.
Los radares están desplegados en los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVA) que son las unidades responsables de la obtención y transmisión de datos radar de las aeronaves en vuelo para que desde los Centros de Mando y Control se pueda llevar a cabo la misión de vigilancia y control de nuestro espacio aéreo.
Estos radares están sometidos a condiciones climatológicas extremas dada la ubicación en la que se encuentran por lo que requieren disponer de radomos (radar dome) de protección. Estas estructuras son paneles de fibra de vidrio de diversas formas geométricas, de 23 metros de altura y que evita que la propagación de las ondas electromagnéticas se vea afectada.
Para el mantenimiento y que se garantice la estabilidad y resistencia de las instalaciones, la Jefatura del Sistema de Mando y Control ha creado un equipo de mantenimiento heredero del existente en su día en la Maestranza Aérea de Sevilla, integrado por personal militar perteneciente a sus Escuadrones de Vigilancia Aérea.
Entre los días 15 y hasta el 18 de febrero se ha llevado a cabo la labor de mantenimiento del primer radomo en el EVA número 13 de Sierra Espuña, Murcia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…