martes, 18 de marzo de 2014

El Mando de Artillería de Campaña pone a prueba sus capacidades.

El Mando de Artillería de Campaña (MACA) ha finalizado con éxito el ejercicio "Apoyo Preciso", desarrollado del 6 al 14 de marzo en cinco escenarios distintos: el Centro de Adiestramiento "San Gregorio" de Zaragoza, los campos de maniobras y tiro "Ferral" de San Andrés del Rabanedo (León), "El Teleno" de Astorga (León) y "Cerro Muriano" de Córdoba, y el acuartelamiento "El Bujeo" de Tarifa (Cádiz).

El objetivo era evaluar al Grupo de Artillería de Campaña que estará en disponibilidad en el periodo 2014-2015 y a la Unidad de Artillería de Campaña que podrá desempeñar su cometido en el marco de los compromisos internacionales de España (Battle Group de la Unión Europea y NATO Reaction Force). También se evaluaba a las unidades de adquisición de objetivos y se buscaba integrar en el Puesto de Mando (de entidad cuerpo de ejército) información procedente de diversas fuentes, entre ellas el Centro de Operaciones de Artillería de Costa (situado en el Estrecho de Gibraltar) y un vehículo aéreo no tripulado (que sobrevolaba "El Teleno").

Prueba de la importancia de este ejercicio es que en él han participado cerca de 1.500 militares (incluido personal de la Brigada de Transmisiones y la Brigada Logística), con un total de 320 vehículos y 38 obuses. Ha sido un ejercicio con fuego real, en el cual se han tirado 706 proyectiles, de los que 604 eran rompedores y 102 fumígenos. Además, se han empleado radares Arthur y AN-TPQ-36, así como sistemas de localización por sonido y estaciones meteorológicas. 

Línea de piezas tirando en San Gregorio
Línea de piezas tirando en San Gregorio (Foto:Iván Jiménez/DECET)

Los tiros fueron efectuados con el obús de 155/52 mm y el obús autopropulsado M-109. El primero de ellos es de fabricación española y puede llegar a realizar hasta 10 disparos por minuto, con un alcance máximo de 40 km. El segundo es de origen estadounidense y cuenta a su favor con la gran movilidad y la rapidez de actuación que le proporcionan sus cadenas, junto con la protección de su blindaje. Mucho menos vistoso pero fundamental para el éxito del ejercicio ha sido la utilización del sistema de mando y control de apoyos de fuego Talos.

El jefe del MACA, general Luis Manuel Martínez Meijide, presenció la fase final del ejercicio (los días 12 y 13 de marzo) y se mostró muy satisfecho con el empleo que se estaba haciendo del material. Teniendo en cuenta el criterio de economía de medios y aprovechando al máximo las posibilidades que ofrecen las comunicaciones vía satélite, el general destacó que el desarrollo del ejercicio en varios escenarios permitía "recrear un supuesto despliegue en zona de operaciones en el cual una unidad artillera podría estar dando protección en una determinada área, encontrándose a 40 o 50 km de otra unidad". Es una situación que podría darse en una operación real y que exigiría de las baterías rapidez en la entrada y salida de posición y precisión en el tiro..

fuente: Ejército de Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada