Ir al contenido principal

El futuro ha llegado, el destructor USS Zumwalt ya surca los mares

Sólo una superpotencia militar como Estados Unidos puede permitirse construir un buque diseñado para llevar armas que aún no existen.

LQT Defensa | Los avances en tecnología militar siempre son interesantes y en ocasiones sorprendentes, pero lo del nuevo destructor de la US Navy es otro nivel.

El pasado lunes 7 de diciembre fue un día de los que quedarán en la historia de la industria naval militar, el USS Zumwalt (DDG-1000), primer destructor de la clase Zumwalt zarpó del astillero Bath Iron Works (Maine) para iniciar sus primeras pruebas de mar.

USS Zumwalt en dique seco (US NAVY photo)

Con un diseño rompedor y distinto a todo lo conocido hasta la fecha, la imponente maquina inició la última fase de su proceso de desarrollo y producción antes de su entrada en servicio, estimada para 2016 según las previsiones.

Para que nos quede claro, la construcción de uno de estos buques equivaldría a gastar más de la mitad del presupuesto anual del Ministerio de Defensa de España, inalcanzable para cualquier país a menos que seas una potencia militar de primer orden. Aún siendo Estados Unidos, el coste de este programa es tan desmesurado que de las 32 unidades planeadas inicialmente sólo se ha asignado presupuesto para tres de ellas. El USS Zumwalt (DDG-1000), nombrado por el almirante Elmo Zumwalt, el USS Michael A. Monsoor (DDG-1001), nombrado por un SEAL condecorado con la Medalla de Honor, y el USS Lyndon B. Johnson (DDG-1002), nombrado por el 36º Presidente de los Estados Unidos.

El Zumwalt ya en el agua tras su botadura (US NAVY photo)

Esta clase de destructores con misiles guiados como arma principal han sido pensados como un buque multi-misión con características furtivas, difícil de detectar, gracias a un diseño que le da una firma radar equivalente a la de un buque pesquero a pesar de ser mucho más grande (40%) que su clase predecesora, los destructores Arleigh Burke. Además, el diseño del casco le permite reducir el ruido a niveles de los submarinos de ataque de la clase Los Angeles. El uso de materiales compuestos ayuda en este sentido rebajando también la firma térmica del navío.

El buque cuenta con un sistema informático integrado que controla todo lo que pasa a bordo, desde el sistema anti incendios hasta el sistema automático de aislamiento de tuberías rotas. Todos esto con el objetivo de reducir la tripulación y moderar los costes operativos. También cuenta con la capacidad de hacer fuego naval de apoyo sobre tierra, al estilo de los antiguos buques de la Segunda Guerra Mundial.

El buque cuenta con un sistema integrado de potencia que genera electricidad suficiente para enviarla a los motores eléctricos  (su propulsión principal son turbinas de gas) o, atención, a las armas futuristas que algún día podría llegar a montar, ya que está diseñado para ello. El problema es que las armas para las que está pensado no existen todavía, están en desarrollo. 

Se trataría de un Cañón de Riel (railgun) una arma capaz de disparar proyectiles metálicos mediante el uso de electricidad, y un cañón láser de electrones libres, que podría ser utilizado como arma antiaérea o contra misiles. Ambas están en desarrollo y aunque existen prototipos o están en proceso de existir, aún no son tecnologías listas para montarse en un buque de guerra.

One of the two electromagnetic railgun prototypes on display aboard the joint high speed vessel USS Millinocket (JHSV 3) in port at Naval Station San Diego, Calif. US Navy Photo
Prototipo de Railgun. El primer prototipo de láser se espera para 2018. (photo: BAE Systems)

Os dejamos fotos y vídeo de sus pruebas de mar:



Comentarios

  1. Usen esta banda sonora para ver videos del Zumwalt https://www.youtube.com/watch?v=-bzWSJG93P8 8)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …