domingo, 9 de diciembre de 2012

El Cuartel General de Fuerzas Pesadas podría ser Cuartel General de División en 2 años.

I. Elices / Burgos - sábado, 08 de diciembre de 2012  

Nació en Maella (Zaragoza) en el año 1955, está casado y tiene dos hijas. En 1973 ingresó en la Academia de Zaragoza y tras cinco años fue promovido al empleo de alferez de Infantería. Como teniente y capitán estuvo destinado en Operaciones Especiales y el Regimiento Badajoz 26, en Tarragona. Tras ascender a comandante orienta su carrera al estudio y planeamiento en el Estado Mayor del Ejército. En 2009 el Consejo de Ministros lo nombra general y ocupa el cargo de jefe de la Brigada Guadarrama XII. Hace 6 meses llega a Burgos a la Jefatura de Fuerzas Pesadas.

Miguel Alcañiz ha llegado a Burgos en un momento clave para el Cuartel General de Fuerzas Pesadas. Será el máximo responsable de su conversión de Cuartel General de División, un cambio que permitirá planear y dirigir desde Burgos operaciones en cualquier parte del mundo.

 Miguel Alcañiz, junto a un carro de combate en el acuartelamiento Diego Porcelos. DB/Luis López Araico

¿Cómo le ha recibido la sociedad burgalesa?
Llevo medio año y estoy muy a gusto, muy contento. Los burgaleses me han dedicado un trato exquisito y me han tratado con cariño y con afecto. Mucha gente me decía, tenga cuidado que aquí somos un poco fríos. Pero es todo lo contrario, hasta ahora no puedo decir más que maravillas del pueblo de Burgos. Repito, estoy muy a gusto. Me incorporé al mando el día antes del Curpillos, participé en la procesión y lo pasé muy bien.

¿Qué diferencias hay entre su anterior destino, la Brigada Guadarrama XII, y éste?
Antes mandaba la Brigada acorazada, que está en el Goloso, compuesta por 3.000 hombres. Ahora mando 4 brigadas y un regimiento de caballería. A mayor mando, más responsabilidad. Ahora tengo muchas más preocupaciones, pero es francamente bonito estar en un cuartel general como el de Burgos y ayudar en todo lo posible a las personas que dependen de mí. Además tengo la representación institucional como comandante militar de Burgos, Soria y Cantabria que me permite acercar el Ejército a la sociedad, algo que es muy gratificante.

¿Le ha encomendado el Ministerio de Defensa alguna misión o alguna reorganización de Fuerzas Pesadas, ya que se hablaba de la posibilidad de que recuperara su condición de división?
El Ejército de Tierra está estudiando una reestructuración de la fuerza. A este Cuartel General de Fuerzas Pesadas nos han encomendado una transformación de lo que es un Cuartel General dedicado a la instrucción y adiestramiento de las unidades, para que puedan ser empleadas en un escenario, en una misión, y bajo el mando que se determine, a que pase a ser un Cuartel General que, además de lo anterior, pueda encargarse del planeamiento, preparación y conducción de operaciones, lo que supone asumir capacidades muy superiores. Esto para nosotros es mucho mejor y llevará implícito un incremento del personal, porque pasaremos a ser Cuartel General de División. El salto cuantitativo y cualitativo es que podrá conducir operaciones.

Ese incremento de personal, ¿en qué se traducirá?
Casi duplica la plantilla de Fuerzas Pesadas en Burgos, en un primer cálculo. Hablamos del Cuartel General, las unidades subordinadas permanecen prácticamente igual. Contamos en la actualidad con las brigadas de Córdoba, Badajoz, Madrid y Zaragoza, más un regimiento de caballería en Valladolid. Esto se queda como está. Es el cuartel general, asentado en Burgos, el que saldrá reforzado con la transformación, porque podrá dirigir y conducir operaciones llegado el caso. Es subir un escalón más.

¿Cuando se producirá este cambio de estatus?
La reorganización puede tardar años. En los próximos meses está previsto hacer un estudio y quizás en dos años o menos podrá ser Cuartel General de División

¿Cuando habla de operaciones se refiere, sobre todo, en el exterior?
Sí, misiones en el exterior, donde sea el conflicto.

Las Fuerzas Armadas están en continua reorganización. ¿Prevé cambios importantes en Burgos durante su mandato, no ya en el Mando de Fuerzas Pesadas?
Se está estudiando la reorganización de la nueva estructura del Ejército de Tierra y esto le corresponde a un nivel más alto, al Cuartel General del Ejército en Madrid o incluso al Ministerio de Defensa. No disponemos de información para decir si va a haber cambios en las unidades de Burgos, o si van a contar con más o menos personal. Conocemos los planes para Fuerzas Pesadas.

El presupuesto ha disminuido en todos los ministerios. ¿Cómo se refleja esa reducción de recursos en el día a día de las distintas unidades asentadas en Burgos?
Ha habido recortes en el Ministerio de Defensa. Pero somos un Ejército profesional. Con los soldados de reemplazo era necesaria una reiteración de la instrucción, porque con cada incorporación partíamos de cero, pero ahora hay un buen nivel de conocimiento de la instrucción, porque el soldado es profesional y veterano. Lo que hacemos es mantener ese nivel con los ejercicios y maniobras imprescindibles, y hacemos amplio uso de la simulación, un importante instrumento, porque suple la utilización de los medios reales ante la reducción de presupuestos. En todo caso intentamos que no disminuya la operatividad ni la moral de la tropa. Lo que hacemos también es priorizar. Si una unidad se prepara para ir al exterior, no escatimamos ningún esfuerzo y la ayudamos al 100%. La que no tenga que salir a lo mejor ese año hace menos nivel de instrucción.

¿La simulación abarata el coste de las maniobras?
Si, en parte la simulación sustituye o reduce la necesidad de hacer ejercicios y maniobras. Además alargamos la vida de los materiales al reducir su utilización y reducimos costes de mantenimiento.

Se han reducido las comidas en las bases, lo que supone una merma de sueldo para la tropa. ¿Se va a arreglar este tema?
Somos una institución solidaria y aportamos esa solidaridad al resto de la sociedad. Si el Estado antes pagaba a los soldados esa comida, ahora mismo no se puede pagar, porque no hay suficiente presupuesto. Pero intentamos que los servicios de alimentación se den en los cuarteles tanto para cuadros de mando como para tropa con la misma calidad y el mínimo coste. Desconozco si en el futuro, si hay bonanza económica, podrá volver la gratuidad a las comidas.

¿Hay combustible y medios para llevar a cabo el número de maniobras que efectuaban antes?
Hemos visto reducido el combustible, efectivamente, y, repito, lo que hacemos es priorizar el gasto con las unidades que van al exterior. No obstante, todas las bases tienen próximas a ellas campos de maniobras que nos facilita muchísimo la instrucción y el adiestramiento. Cuando las unidades no estaban agrupadas en grandes bases, y ocupaban más cuarteles en España, había que hacer largos desplazamientos con convoyes terrestres o ferrocarril hasta los campos de maniobras. Ahora éstos están próximos a los cuarteles y no es tan costoso. 

En cuanto a los recursos económicos, ¿se notan los recortes en la falta de sustitución de vehículos, equipos, armas o mantenimiento de bases y cuarteles?
Tenemos la suerte, en Fuerzas Pesadas, de tener vehículos y plataformas muy modernos. Tenemos el carro de combate Leopardo, de última generación; tenemos el vehículo de infantería Pizarro, también de última generación. No tenemos problemas en ese sentido, porque contamos con tecnología punta. Habrá unidades con el armamento más anticuado que tienen que ir renovándolo. Se están ralentizando, de alguna manera, los programas de modernización, pero confiamos en que próximamente sigan adelante.

¿Se mantendrán todas las unidades asentadas en Burgos?
No tenemos conocimiento de ningún plan que suprima unidades de Burgos. El Ministerio de Defensa primero y el Cuartel General del Ejército después nos informaría si hubiera alguna modificación. Ahora no tenemos conocimiento.

En España, ¿prevén en este contexto de crisis una disminución de los cuarteles?
Hay un estudio en marcha sobre la racionalización de las infraestructuras. Harán una evaluación sobre la rentabilidad de mantener según qué tipo de acuartelamientos. Pero esa es una cadena de infraestructura que yo desconozco.

¿Se prevén obras o ampliaciones en la base de Castrillo del Val? Había una guardería pendiente.
Si algún día estaba prevista la guardería habrá que esperar a otra oportunidad, cuando el presupuesto lo permita.

¿Cuál es el futuro del Capitán Mayoral y del polvorín de Ibeas?
He visitado las dos instalaciones. El polvorín de Ibeas es ejemplar. Tras una reestructuración de la red de polvorines del Ejército de Tierra, el de Ibeas seguro que permanecerá como está porque es modélico. En cuanto al Capitán Mayoral dependerá del estudio de la Fuerza Logística Operativa del Ejército de Tierra. Lo que allí vi es que tanto los almacenes como los parques y talleres son francamente buenos y la gente está bien instruida. No sé si entrará en la reestructuración pero es una ventaja contar con esta infraestructura.

¿Está paralizado el proyecto para trasladar la Subdelegación de Defensa a Capitanía?
No sé si en el pasado hubo algún proyecto de llevárselo allí, pero ahora mismo no se contempla bajo ningún concepto, porque el Palacio de Capitanía ya está muy utilizado, con la Comandancia de Obras, el Servicio Militar de Construcciones, oficinas de la Comandancia Militar y está previsto el traslado del Museo Militar de Burgos desde el acuartelamiento Diego Porcelos hasta Capitanía.
¿El museo cuando se traslada?

Estamos preparando un convenio con el Ayuntamiento. Tenemos el primer borrador acabado, las negociaciones van bien y hay un acuerdo entre la ciudad y Defensa. El acuerdo no solo incluye el traslado del museo sino la entrega del Castillo a la ciudad. Al llevar el museo allí, se encontrará en la zona más turística. Ganaremos todos recuperando un museo para que sea visitado e incrementar la oferta cultural de Burgos.


fuente: Diario de Burgos.

 * Estamos en Twitter @Lqt_blog y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada