Ir al contenido principal

PARTEN RUMBO A LA ANTÁRTIDA DIECISÉIS MILITARES ESPAÑOLES.

El próximo lunes 26 de octubre partirá desde el aeropuerto de Barajas la expedición militar con destino a la Base Antártica Española (BAE) “Gabriel de Castilla” en la Antártida. Durante cuatro meses, la función de los efectivos que se despliegan en el llamado sexto continente será la de dar capacidad operativa y apoyo logístico a la comunidad científica para que se puedan realizar investigaciones.

La llegada a la Base Gabriel de Castilla está prevista para el día 11 de noviembre. Hasta este momento, realizarán diversas visitas a las organizaciones antárticas de Argentina y Chile. Tras la revisión de los equipos y material a trasladar, el 7 de noviembre está previsto su embarque en el Buque de Investigación Oceanográfica “Las Palmas”, perteneciente a la Armada Española, y su salida desde Punta Arenas (Chile).

En esta Campaña destacan dos objetivos: finalizar el proyecto de remodelación de la base, iniciado en 2007 y obtener la certificación medioambiental de acuerdo con la Norma ISO 14.001. El primero de estos objetivos se inició en la Campaña 2007-2008 y con su culminación se verán mejoradas las condiciones de habitabilidad de la BAE, su capacidad científica y su comportamiento medioambiental. La Base cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental que se somete en la presente Campaña a la auditoría externa para obtener su certificación, lo que supondría la culminación de un esfuerzo continuado del personal de la base por hacer de ella un modelo de gestión medioambiental.

La Base Antártica Española "Gabriel de Castilla" fue inaugurada en 1989 y junto con la BAE "Juan Carlos I" son los dos emplazamientos con los que España cuenta en el continente helado. En esta edición, 113 científicos pasarán por las dos bases para desarrollar 10 proyectos de investigación y 13 acciones complementarias sobre aspectos diversos como vigilancia volcánica, astrobiología, geología o ecología de la mano de científicos españoles, ingleses, japoneses, argentinos y alemanes. El Ejército también realizará sus propias investigaciones en materia de transmisiones, tejidos resistentes al frío y mantenimiento de máquinas en condiciones extremas.

La Campaña Antártica del Ejército de Tierra es la operación militar en el extranjero más antigua actualmente en vigor. Es una misión militar reducida en cuanto a efectivos humanos; sin embargo, es única tanto por la lejanía y las dificultades climáticas, como por la importancia de la colaboración del Ejército en la investigación científica.


Entre finales de 1989 y principios de 1990 se instaló en la isla el entonces refugio militar “Gabriel de Castilla”, para apoyar los trabajos de investigación y levantamientos topográficos que allí se estaban realizando en ese momento. La base está gestionada por el Ejército de Tierra. Dirigida desde la División de Operaciones del Estado Mayor, la Campaña cuenta con una Oficina permanente en la Fuerza Logística Terrestre 2 de Zaragoza, desde donde se llevan a cabo todas las tareas de apoyo y gestión.

La campaña sale adelante año tras otro gracias a la coordinación de ministerios como el de Defensa, el de Ciencia e Innovación, universidades, centros de investigación públicos y privados, y del personal que acude a la base. Uno de los puntos fuertes de este sistema de cooperación que cumple dos décadas es que permite a los investigadores contar con series largas de datos que resultan muy valiosas. La última remodelación realizada en la base que finalizará este año supone un salto cualitativo al adaptar las capacidades de la base a los requerimientos de los investigadores.

La misión antártica se ha convertido en el marco para la cooperación entre la comunidad científica y el Ejército de Tierra y en un exponente de la flexibilidad de su personal para adaptarse a cualquier tipo de misión.

fuente: Ejército de Tierra.

Más info AQUÍ !

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…