Ir al contenido principal

La fragata F-105 'Cristobal Colón' pondrá a prueba su sistema de combate lanzando misiles en EE.UU

Después de un intenso periodo de preparación desarrollado en el Arsenal Militar de Ferrol desde el mes de abril, el próximo día 12 de junio la Fragata ‘Cristóbal Colón’ (F-105) iniciará su navegación en demanda de la Base Naval de Norfolk en Virginia (EEUU). Allí permanecerá por un periodo de un mes y medio para realizar las pruebas de certificación de su sistema de combate junto con un destructor de la Marina de los Estados Unidos. Estas pruebas son conocidas en el argot naval como CSSQT por sus siglas en inglés (Combat System Ship Qualification Trials).
La certificación operativa de la fragata ‘Cristóbal Colón’ constituye un hito no sólo para la Armada, sino también para el conjunto de nuestra industria naval militar nacional pues, además de ser la fragata más moderna de la clase F-100, es la que cuenta con un porcentaje mayor de participación de la industria nacional en su diseño y construcción.
El objetivo principal de las pruebas Combat System Ship Qualification Trials es la evaluación y certificación del sistema de combate en las áreas de Mando y Control, Guerra Antiaérea y Defensa Antimisil, así como comprobar que los servicios, equipos y sistemas pueden realizar la función operativa para la que han sido diseñados e instalados. Además se comprobará de manera exhaustiva la preparación de la dotación para operarlo de manera adecuada.
Para ello, las CSSQT finalizarán con el lanzamiento de misiles Standard (SM-2) y Evolved Sea Sparrow (ESSM) durante el desarrollo de tres ejercicios de defensa antimisil, los más complejos a los que ningún buque de la Armada se haya enfrentado antes. La característica principal de los misiles SM-2 y ESSM es su capacidad para batir blancos complejos de última generación.
Las pruebas tendrán lugar en la costa este de los EE.UU, en el polígono de Wallops Island, frente a las costas de Virginia junto con el destructor norteamericano USS ‘Arleigh Burke’ (DDG-51), el primero de la clase a la que da nombre. Los ejercicios permitirán además comprobar la interoperabilidad de los buques de la Armada con navíos similares de la Marina de los EE.UU. y, por ende, con las unidades navales más modernas de los países aliados.
La fragata ‘Cristobal Colón’
La fragata ‘Cristóbal Colón’ es el quinto buque de la clase F-100, con el que la Armada pretende contribuir a alcanzar los objetivos de la Defensa Nacional en los comienzos de este nuevo siglo. Su dotación está compuesta por un total de 201 hombres y mujeres, todos ellos altamente especializados y preparados para manejar un buque de esta complejidad técnica.
Entre sus capacidades, destaca su radar aéreo (SPY-1D) de última generación, que es capaz de detectar aeronaves en un radio de 500 kilómetros, y el lanzador vertical de misiles de 48 celdas, con capacidad de lanzamiento de misiles antiaéreos Standard SM-2 y Evolved Sea Sparrow.
Sus características le permiten operar en todo tipo de escenarios y la convierten en una valiosa unidad al servicio del Gobierno de España, no sólo en operaciones convencionales sino también en misiones humanitarias y de mantenimiento de la paz. A nivel internacional, el buque ha participado en la Operación “Ocean Shield” (OOS) de lucha contra la piratería, integrándose en la Agrupación Naval Permanente de la OTAN número 2 (SNMG-2) como buque de mando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…