martes, 1 de noviembre de 2016

Nuevo Gobierno, una oportunidad para la Política de Defensa

Editorial – LQT Defensa | Finalmente España tiene nuevo Gobierno, tras más de 300 días de espera e interinidad del antiguo ejecutivo, las Cortes han elegido Presidente para los próximos 4 años. Esto provoca cambios de gran calado.

El primero es que el Ministro de Defensa, en funciones, puede salir de su bucle viajero en el que se había visto inmerso desde las elecciones de diciembre de 2015. Y es que si no lo habías notado el Ministro Pedro Morenés ha estado visitando toda unidad, misión y acuartelamiento que se le ha puesto a tiro desde entonces… la interinidad es lo que tiene.

Morenés a bordo de un helicóptero Chinook HT-17 del E.T. Foto: Gabriel Pasamontes/MDE

Pasando al punto importante, un cambio de Gobierno, y previsiblemente de Ministro, implica aires nuevos en el Departamento. Esta vez pero, contamos con otro factor, un Gobierno en minoría que ha pactado ciertos puntos para conseguir la investidura de la mano de Ciudadanos y otras formaciones minoritarias. Esto le presume cerca de estos partidos a lo largo de los próximos cuatro años. Esta influencia, ligada a su condición de Gobierno en minoría en unas Cortes con nuevas fuerzas políticas, augura cambios en la manera de funcionar y tomar decisiones en la política española.

La Defensa, tradicionalmente abandonada por los grandes medios de comunicación, lejos de los debates en el Pleno del Congreso y más acostumbrada a pasar sin pena ni gloria por tediosas comisiones parlamentarias, puede verse refrescada por estos cambios políticos. Este dependerá básicamente del énfasis que quieran hacer Ciudadanos y Podemos en la Política de Defensa, hasta ahora sólo tratada con cierta seriedad y regularidad por los dos grandes partidos, normalmente por necesidad y no por interés, todo sea dicho.

Dirán que somos soñadores, pero… ¿imaginan un sistema político capaz de poner orden y sanear la financiación de los PEAS? Una dinámica política que permita tratar el modelo de Defensa que necesitamos, más allá de la directiva de turno que apruebe el Gobierno. O unos políticos suficientemente responsables para sentarse a ordenar, acorde a la disponibilidad presupuestaria real, las futuras capacidades necesarias para garantizar la Defensa y la influencia de España en el mundo.

 Foto: mde.es
A corto plazo veremos como se gestiona la participación española en los batallones de la OTAN en el este de Europa y las relaciones con Rusia, el conflicto de Siria... A medio plazo veremos como se gestiona la influencia que debe tener España en el norte de África y las demás misiones activas en otros rincones del planeta. A largo plazo dejaremos que nos sorprendan con la culminación de programas como el S-80, la maduración de otros como la F-110, o lo que acuerden sobre la sustitución del Harrier y el EF-18, pensando ya en el horizonte 2026.

1 comentario:

  1. Más sustituir los C-101 y F-5. El F-35 es un gran avión, pero es muy caro.

    ResponderEliminar