viernes, 3 de diciembre de 2010

Navantia estudia construir para exportación un submarino más barato a partir del modelo S-80.

03/12/2010 (Infodefensa.com) Cartagena - Los astilleros españoles Navantia están estudiando construir y comercializar un submarino más barato, menos equipado y actualizado, a partir del proyecto del modelo S-80, para poder competir mejor en la situación económica mundial, afirmó el presidente de la compañía Aurelio Martínez.

En un seminario sobre los retos de futuro de la compañía, Martínez señaló que se trataría de aquilatar los costes del submarino que construyen para la Armada española, cuyo presupuesto ronda los 600 millones de euros, para poder responder a las peticiones que han recibido de futuros y potenciales clientes extranjeros.

"Hay países que no quieren pagar lo que cuesta un submarino S-80 de última generación y les interesa algo más convencional", dijo Martínez, quien admitió que varios países ya se les han demandado ese tipo de sumergibles pero no los identificó.

Contratar 13 sumergibles en 30 años

La empresa pública aspira a conseguir en los próximos 30 años contratos para la construcción de al menos 13 submarinos, un 10 por ciento de la cuota de mercado internacional de sumergibles, que se estima en 130 submarinos hasta 2029, según los planes estratégicos de las Armadas de todo el mundo.

Según Martínez, el nuevo modelo de submarino basado en el S-80 mantendría el mismo espíritu de innovación tecnológica pero contaría con menos equipamientos.

Aclaró que no se trataría de hacer un proyecto nuevo, sino seguir con el mismo de los S-80, pero «no tan sofisticado, menos equipado y con menos capacidad».

De momento, los S-80 que renovarán la flota española de submarinos siguen siendo el proyecto estrella de Navantia, y el de mayor calado tecnológico que se haya hecho en la historia de España, en palabras de Martínez.

Tras la conferencia y en rueda de prensa, el presidente de Navantia anunció que el primero de los S-80 estará finalizado y en el agua a principios de 2014,al acumular unos retrasos de casi un año debido, sobre todo, dijo, al "alto componente tecnológico con el que está equipado" y innovación que representa su diseño.

Tras su botadora, Martínez reconoció que el sumergible aún tendrá que estar al menos dos años más en los astilleros de Cartagena para someterse a las pruebas necesarias para la comprobación y validación de todos los equipos y sistemas.

Los otros tres sumergibles S-80 adquiridos por la Armada española serán entregados en los tres años siguientes, de acuerdo con el calendario actual.

fuente: Infodefensa.es

*a otra cosa mariposa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada