jueves, 23 de mayo de 2013

Defensa rebaja en 3.850 millones la factura de los programas de armamento recortando pedidos.

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) - 

El Ministerio de Defensa ha logrado rebajar en 3.850 millones de euros la factura de los grandes programas de armamento, fruto de la renegociación de los contratos y la reducción de los pedidos, que afecta principalmente a los programas del avión de combate Eurofighter y el avión de transporte militar A400M. Con la renuncia a unidades y la disposición para la venta de otras, se ha conseguido disminuir el importe total desde los 33.345 millones hasta los 29.495 millones.

De esta cantidad, ya se han pagado 6.000 millones de euros y otros 15.000 millones fueron prefinanciados por el Ministerio de Hacienda, por lo que el "reto" es encontrar financiación para 8.495 millones de euros hasta 2030, que sin la renegociación, habrían sido 12.345 millones. Así lo ha explicado el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, que este jueves comparece en el Congreso de los Diputados para explicar los resultados de la reprogramación.

El grueso de estos pagos habrá que afrontarlos en los próximos años. En concreto, Argüelles prevé que serán necesarios entre 800 y 1.000 millones de euros anuales entre 2013 y 2015, unos pagos que en origen duplicaban estas cifras.   

El secretario de Estado es partidario de que estos pagos se hagan por la vía de créditos extraordinarios, como ocurrió en 2012 para cumplir con los compromisos que se debían desde 2010, cuando el anterior Gobierno "dejó de pagar" a las empresas. Este año deberá ser así si se atiende a los pagos --que antes de la reconducción eran de 1.594 millones-- ya que los presupuestos para 2013 no incluían ninguna partida a estos programas. Argüelles ha señalado que todavía no hay una cifra cerrada para este año, pero estará entre los 800 y los 1.000 millones.

EL ANTERIOR GOBIERNO VIO UN MÁXIMO DE CASI 37.000 MILLONES

El nuevo techo de gasto para los programas de armamento, los 29.495 millones de euros que deberá autorizar el Consejo de Ministros, es de casi 3.000 millones más que el aprobado por el Gobierno en 2009, pero son 7.000 millones menos que lo que el anterior Ejecutivo previó. Cuando acababa la legislatura, en septiembre de 2011, el antecesor de Argüelles, Constantino Méndez, avisó de que, por "desviaciones en los costes de los programas", la factura podría estar en "una horquilla" de entre 31.600 y 36.800 millones de euros.

Tras un año de análisis del estado de la situación "insostenible" en la que estaba Defensa, el Ministerio fijó en diciembre de 2012 en 33.345 millones de euros el techo de gasto sobre el que tenía que trabajar hasta 2030, una cifra que se ha rebajado ahora en 3.850 millones de euros.

MENOS EUROFIGHTER Y NO TODOS OPERATIVOS

Sólo los cambios en el contrato de Eurofighter --un programa internacional en el que España participa junto a Italia, Alemania y Reino Unido-- suponen una disminución de 2.966 millones de euros. Para ello, Defensa renuncia a 14 de los 87 'cazas' comprometidos en un principio, los correspondientes a la última fase del programa, y, además, disminuirá el número de unidades de su flota que tendrá operativos, lo que permitirá ahorrar en gastos de sostenimiento.

Al mismo tiempo, se mantiene el aplazamiento de entregas de un total de 15 aviones de combate que el Ejército del Aire debería haber comenzado a recibir en 2012 y que no comenzarán a llegar hasta 2015. Con todas estas medidas, se logra pasar de los 13.596 millones de euros que suponía el programa a los 10.269 millones de euros.

Para reconducir el programa del avión A400M --producido por un consorcio en el que participan siete países-- España ha optado por que sólo 14 de los 27 comprometidos, a los que no puede renunciar, sean entregados plenamente operativos y con todos los equipamientos. Los 13 restantes se tratarán de vender a otros países.

El ahorro de esta decisión supone 800 millones de euros --de los 5.819 millones a 5.018--, aunque el abaratamiento podría ser de 2.360 millones de euros si además se consiguen vender los 13 aviones que se considera que el Ejército del Aire no necesita y para los que hay que encontrar compradores.

Argüelles ha reconocido que la negociación con los socios del A400M --un avión cuyo ensamblaje final se hace en la factoría de Airbus Military en Sevilla-- ha sido "complicada", pero ha explicado que España "no es una excepción" y hay otros países que están estudiando sus necesidades.

A LA VENTA LOS HELICÓPTEROS DE ATAQUE EN AFGANISTÁN

En el caso de los helicópteros de ataque 'Tigre', tampoco se ha rebajado la cifra total comprometida de 24 aparatos, pero Defensa ha decidido poner a la venta los seis primeros que ya ha recibido y de los que hay tres ahora mismo desplegados en Afganistán. Además, a estos seis aparatos no se les reconfigurará como los de las siguientes fases, de manera que se ahorrarán 33 millones de euros.

Por lo que se refiere a los helicópteros NH90, es el único programa en el que, a pesar de recortar a más de la mitad el pedido, el resultado es una factura más abultada: 190 millones de euros más. Así, se pasa de 45 a 22 unidades, pero se garantiza que las que se reciben tiene "todos los apoyos y equipos esenciales", además de sostenimiento durante cinco años, algo que, según el secretario de Estado, no se incluía en el importe fijado para 45 unidades, que estaba en 1.492 millones de euros.

Sí se reduce en 163 millones de euros la factura del programa de los vehículos Pizarro, gracias a que se ha recortado el pedido de los 190 a los 117 que finalmente recibirá el Ejército de Tierra, por 787 millones de euros, que incluyen también apoyo para el sostenimiento durante cinco años.

Las renegociaciones se completan, sin incidencia en el número de unidades, con 20,4 millones menos en el programa de los buques de acción marítima (de 530,4 a 501 millones); 43,1 millones menos en el programa para el buque de proyección estratégica 'Juan Carlos I' (de 505,4 a 462,3) y 8,5 millones menos en la fragata F-105 (de los 836,2 a los 827,7).

Continúan sin ningún cambio el resto de programas: las fragatas F-100 (1.997,5 millones), el programa de los carros de combate Leopardo (2.524,56 millones), el de los misiles Iris-T (282,43 millones), los misiles Taurus (59,64 millones), el obús 155/52 (195,99 millones), el helicóptero EC-135 (65,28 millones) y el submarino S80 (2.135,54 millones), un programa este último en proceso de aplazamiento por dificultades técnicas.

Tampoco hay variación en los tres programas de la Unidad Militar de Emergencias (UME): para helicópteros (80,01 millones), para un avión (40,55 millones) y para comunicaciones y sistemas (60,37 millones).

A partir de ahora, el Ministerio de Defensa deberá continuar con sus esfuerzos en los mercados internacionales: para apoyar a la industria en sus exportaciones y para vender el material comprometido del que ahora quiere deshacerse. Argüelles está "convencido" de que habrá ventas, aunque por el momento no hay cerrado ningún contrato.


fuente: Europa Press.

1 comentario:

  1. La portavoz en la Comisión de Defensa de UPyD , Irene Lozano , lamenta que el plan presentado ayer por el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argülles, responde más a los intereses creados "en función de la política industrial" que a las necesidades de las Fuerzas Armadas para llevar a cabo la política de Defensa, cuyo fin es "la defensa de España .........


    http://www.ateneadigital.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_13353_ESP.asp

    ResponderEliminar