Ir al contenido principal

El buque de investigación oceanográfica ‘Hespérides’ llega a Cartagena tras finalizar su XIX Campaña Antártica.

El buque de investigación oceanográfica (BIO) ‘Hespérides’ ha regresado hoy a su base en el Arsenal Militar de Cartagena, más de seis meses después de su salida y tras haber finalizado su ‘XIX Campaña Antártica’.

A su llegada, el buque ha sido recibido por el Almirante de Acción Marítima, Salvador Delgado Moreno y la Directora General de Innovación y Competitividad, Maria Luisa Castaño, junto a familiares y amigos de los miembros de la dotación.

Durante los más de seis meses que ha durado la operación, el buque ha navegado 26.200 millas y ha llevado a cabo una doble misión; por una parte, la de apoyo a las Bases Antárticas Españolas ‘Juan Carlos I’ y ‘Gabriel de Castilla’, y por otra, la de realizar cinco proyectos científicos a bordo, apoyados por técnicos embarcados y por la dotación del buque.


En esta campaña han participado, además del buque de la Armada española, diversos organismos encuadrados en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de distintas universidades españolas. Dado que este año no ha participado el buque de investigación oceanográfica ‘Las Palmas’, el ‘Hespérides’ procedió a las labores logísticas de apertura y avituallamiento de las Bases Antárticas Españolas (BAEs), así como al transporte de científicos.

Al finalizar la apertura de las bases, comenzó el primer proyecto, que consistió en la recuperación de una línea de fondeo con diferentes equipos científicos (correntímetros, sensores de temperatura, salinidad y presión, así como de una trampa de sedimentos), depositado en la pasada campaña antártica, al norte de la Dorsal del Mar de Scotia. Además llevó a cabo un estudio hidrográfico del talud, aprovechando la presencia de los miembros del Instituto Hidrográfico de la Marina, para realizar un levantamiento batimétrico de la zona en apoyo al estudio científico.

El segundo proyecto consistió en el estudió las cuencas del Mar de Scotia y la tectónica en el borde de las placas Scotia-Antártica, por medio de recorridos con levantamientos de perfiles continuos del suelo y subsuelo con cañones de sísmica, sonda multihaz, sonda paramétrica Topas, magnetómetro y gravímetro, así como la obtención de muestras mediante dragas de arrastre y testigos de gravedad.


A finales de febrero, tras colaborar en el cierre de las BAEs y transportar a los científicos desde las bases al puerto de Ushuaia, el buque comenzó una navegación de 1.000 millas por los Canales Patagónicos, hasta el fiordo chileno de Aysen. En el año 2007 un terremoto originó en este área unos corrimientos de tierra que generaron un tsunami, que dejó 10 muertos como consecuencia y la destrucción de la industria salmonera de la zona.

El proyecto desarrollado allí por científicos de la Universidad de Barcelona consistió en otra caracterización de los fondos marinos, mediante levantamientos batimétricos de sonda multihaz, perfiles de sonda paramétrica, sísmica de reflexión y tomas de sedimento.

Los dos últimos proyectos a bordo del barco, se han llevado a cabo de forma simultánea y durante el regreso desde Punta Arenas a Cartagena, mediante el muestreo y obtención de datos de la columna de agua desde la superficie hasta el fondo, en 110 estaciones.

Un grupo de científicos ha investigado la evolución temporal del carbono de origen humano y la capacidad de absorción de dióxido de carbono en el Océano Atlántico y otro ha estudiado los mecanismos biológicos y biogeoquímicos que limitan la remineralización total del carbono orgánico disuelto en los sistemas marinos.

Características del buque
El ‘Hespérides’ es el único buque español diseñado para efectuar investigación científica multidisciplinar en todos los mares y océanos del planeta, lo que ha hecho posible el desarrollo de todas las investigaciones científicas planeadas.

El buque, bajo el mando del capitán de fragata Jaime Cervera Valverde, tiene una dotación de 59 marinos y puede alojar hasta 37 científicos y técnicos.

En el período 2010-2011, el buque participó en la ‘Expedición Malaspina’, circunnavegando por primera vez el globo de oeste a este. La campaña duró siete meses y se tomaron más de 40.000 muestras científicas.

En el año 2007 participó por primera vez en una campaña científica en el Ártico, ATOS 07.


fuente: Armada española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…