Ir al contenido principal

La Armada y Navantia buscan una solución a nuevos problemas en los S-80.

Noticia y fotos de--> (Infodefensa.com) Ginés Soriano, Murcia – 
 
La constructora naval Navantia y la Armada española están buscando soluciones a los problemas que han surgido en la construcción de los submarinos S80, cuya primera unidad iba a botarse este mismo mes. Fuentes directas del programa español de sumergibles han explicado a Infodefensa.com la necesidad de variar algunas características contempladas en el diseño inicial de los buques.
 
130104noruega_submarinos_gines-soriano01

Según publicaba El Confidencial Digital hace unas horas, el nuevo submarino S-80 pesa demasiado, por lo que Navantia deberá alargar las cuatro naves previstas para garantizar su flotabilidad.

Navantia ha apuntado a Infodefensa.com que no confirma ni desmiente estas informaciones porque ésa no es su política de información, si bien ha explicado que están buscando soluciones a los problemas que han surgido en la construcción del submarino.

Ante el nuevo panorama, la botadura de la primera unidad, el S-81, prevista para este mismo mes, queda retrasada. En las próximas semanas se tomará una decisión acerca de la nueva reprogramación de los submarinos S-80, a raíz de estos problemas surgidos durante su construcción.

Infodefensa.com está a la espera de que la Armada pueda ofrecer la información que le ha solicitado sobre este asunto, lo que previsiblemente ocurrirá en las próximas horas.

El nuevo retraso en la entrega de los S-80, que hasta el momento estaba prevista a partir de marzo de 2015, pone sobre la mesa la necesidad de realizar las obras de gran carena del submarino Tramontana (S74), que debían comenzar este año, aunque están en el aire por los recortes presupuestarios del Gobierno, como publicaba hace unos días el diario La Verdad de Murcia en una información donde ya se insinuaba un nuevo aplazamiento en el programa de  los S-80 por cuestiones técnicas, aunque sin especificar de qué naturaleza.

Un programa de 1.800 millones
El programa S-80, que supone una inversión estimada de 1.800 millones de euros, ya había sufrido varios retrasos anteriormente que lo habían alejado del plan inicial de entregar el año pasado el primer sumergible a la Armada Española.

La agenda manejada hasta ahora estimaba la puesta a flote de la primera de las naves este mismo mes, la de la segunda debía llegar en marzo de 2015; la tercera, en septiembre de 2016, y la cuarta, en noviembre de 2018.

Una vez que se conozca el nuevo calendario de botadoras, la entrega a la Armada de cada buque se alargará entre un año y medio y cerca de dos años. Sobre todo se alargará el periodo previo hasta la entrega de la primera, que es con la que se adquirirá la experiencia para las siguientes. Así, la previsión que se manejaba hasta ahora, y que va a sufrir los cambios que se conocerán en las próximas semanas, estimaba que la entrega del S81 se realizaría en marzo de 2015; la del S82, en noviembre de 2016; la del S83, en marzo de 2018, y la del S84 en mayo de 2019.

Como apunta el jefe de Programa del S80, Donato Martínez, se trata del primer submarino que diseña y construye íntegramente Navantia, “y además supone un salto tecnológico muy importante: va a ser el submarino convencional más avanzado que haya en el mundo”.

Sobre él han puesto de momento sus ojos las armadas de Australia, India y Noruega, que lo han incluido entre las opciones para sus futuros programas de sumergibles.

La sociedad pública de construcción naval militar Navantia fue creada en el año 2005 como resultado de la segregación de los activos militares de la empresa pública Grupo IZAR.


Fotos: Ginés Soriano / Infodefensa
fuente: Infodefensa.com

Comentarios

  1. La verdad es que tema me escama un poco, hace tiempo saltó esta noticia:
    http://www.revistanaval.com/noticia/20130226-020503-submarinos-s80-aumentan-eslora-tonelaje/
    ¿No sería que Navantia se las veía venir?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

96 años de la carga del Regimiento de Caballería Alcántara

LQT Defensa | Tal día como hoy hace 96 años, el Regimiento de Caballería Alcántara realiza las primeras cargas contra el enemigo durante el conocido como desastre de Annual, cubriendo la retirada de las tropas españolas. Durante el interminable día posterior, el 23 de julio, el Regimiento quedó a la práctica extinguido tras la muerte del 80% de sus 700 jinetes y la captura de otro 12%. 
91 años después, en 2012, fueron recompensados con la Cruz Laureada de San Fernando colectiva.


Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…