Ir al contenido principal

Navantia comienza las obras de construcción del submarino S-84.

Por Javier Álvarez Laita 21/01/2010 (Infodefensa.com) Cartagena -

El Astillero de Cartagena de Navantia fue escenario de la ceremonia oficial de comienzo de la construcción del submarino S-84, cuarto y último de la serie S-80 en elaboración para la Armada española. Aunque las obras del buque se habían iniciado en el último trimestre de 2009, con este acto, consistente en el corte de una chapa para el casco resistente mediante un sistema de corte por chorro de agua, se quiere simbolizar el primer hito de la vida de este submarino.

El acto estuvo presidido por el almirante director de Construcciones Navales (ADIC), vicealmirante Manuel Sanjurjo Jul, acompañado por el almirante del Arsenal de Cartagena, vicealmirante Jorge Rosety Fernández de Castro, así como, por parte de Navantia, por el director del Astillero de Cartagena Manuel Filgueira Ameneiros.

El acto se inició con unas palabras del director del astillero seguido por una corta intervención del ADIC tras la cual el propio vicealmirante Sanjurjo procedió a poner en marcha la máquina de corte. width=300Acto seguido las autoridades e invitados realizaron una visita a los distintos talleres donde se construyen los elementos de los submarinos de la clase S-80, conociendo todas las fases del proceso constructivo a partir de la elaboración de los anillos, hasta llegar a las gradas cubiertas donde se montan las secciones de los cascos. En la actualidad hay secciones ya montadas de los S-81 y S-82.

Resulto especialmente interesante la visita al taller de soldadura de grandes espesores donde se está instalando la maquinaria precisa para producir y unir las piezas de los domos de proa y popa para nuevos buques que puedan encargarse. Se ha adquirido, y próximamente se instalara, una prensa para conformar las piezas de los domos. En paralelo se esta realizando la formación de los operarios que deben especializarse en la soldadura de piezas de gran espesor. Con esto se evitará depender de empresas extranjeras para la producción de estas piezas.

Submarinos clase S-80

Con los submarinos del tipo S-80, Navantia quiere repetir los éxitos obtenidos en el diseño y construcción de buques para la Armada española y marinas extranjeras: fragatas de los tipos Álvaro de Bazán (España y Australia), Fridtjof Nansen (Noruega) y del buque de proyección estratégica Juan Carlos I (España y Australia).

La idea de Navantia es convertir a la factoría de Cartagena en un astillero de referencia en el diseño y construcción de submarinos de propulsión AIP (Air Independent Propulsión).

Por parte de la empresa se estima que la propulsión anaerobia desarrollada para estos buques -reformador de bioetanol y pilas de combustible- presenta notables ventajas sobre los sistemas desarrollados por otros astilleros: motores Stirling, Mesma, tecnología de hidruros metálicos, etc.

La actividad de este astillero quiere centrase en la producción especializada de este tipo de buques, con unos requerimientos en el casco y en las instalaciones interiores diferentes de los buques de superficie. El astillero cuenta con gradas cubiertas y talleres cerrados pudiendo realizarse toda la construcción en espacios interiores. Además como la citada última maquinaria adquirida, se está realizado un gran esfuerzo en la modernización de instalaciones y talleres especializados.

Situación del programa

La empresa Navantia mantiene las fechas globales del conjunto del programa, con previsión de entrega de los buques a la Armada de acuerdo con la siguiente planificación:

  • S-81: en el primer trimestre de 2013.
  • S-82: en el cuarto trimestre de 2014.
  • S-83: a finales del segundo trimestre de 2015.
  • S-84: a finales del primer trimestre de 2016.

En la actualidad están en construcción los cuatro submarinos de la serie encargada por la Armada española. Según datos de Navantia, existe un retraso en el programa, pero esta demora espera absorberse en buena parte acortando el plazo previsto para las pruebas de mar, que se considera de duración excesiva de acuerdo con la experiencia adquirida en la construcción de los submarinos del tipo Scorpene.

En la elaboración de los submarinos se utiliza el sistema de construcción modular integrada, con la diferencia respecto a los buques de superficie de que el casco resistente es lo primero que se construye, para posteriormente instalar en el interior de las secciones los bloques prefabricados con los equipos de habilitación, motores, etc. Parte de estos bloques se construyen en las instalaciones de Navantia en Cartagena y otros son subcontratados a deferentes empresas especializadas.

Un prototipo del reformador de bioetanol se ha ensayado en las cercanas instalaciones de Escombreras con resultados positivos. Se va a comenzar a instalar en la Nave de Yates del Varadero de width=250Galeras la sección del S-81 que contiene la propulsión anaerobia con todos los equipos. Sobre ella se desarrollaran todas las pruebas necesarias para garantizar el correcto funcionamiento antes de integrarla en el conjunto del casco. Se prevé que puedan comenzar a finales de 2011.

Por otra parte, existe un evidente interés por ofertar este tipo de buques a los concursos que se prevé que van a convocar varias armadas. El astillero ya ha recibido visitas de algunas delegaciones interesándose por las características de los buques y el desarrollo del programa.

Sobre la propulsión AIP puede encontrar información más amplia en el Análisis Infodefensa.com titulado "Propulsión anaerobia en submarinos, estado de la cuestión". Infodefensa.com publicara próximamente un informe en profundidad sobre el programa de construcción de los submarinos de la clase S-80 para la Armada Española.

fuente: Infodefensa

*a otra cosa mariposa...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…