Ir al contenido principal

Acto de despedida de ASPFOR XXXI, la III Bandera Paracaidista parte en junio a Afganistán.

«Tendremos que llevar la preocupación por dentro, porque bastante tienen ellos ya». Las palabras de los familiares de los caballeros y damas legionarios paracaidistas que en apenas una semana parten a Afganistán, resumen el sentimiento que sobrevoló ayer la explanada del acuartelamiento de Santa Bárbara (Javalí Nuevo) en la despedida oficial del millar de militares, que presidió el jefe de la Fuerza Terrestre, el teniente general José Ignacio Medina, junto al presidente Ramón Luis Valcárcel.


Será el contingente número 31 que nuestro ejército desplace al país asiático dentro de ISAF, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad. Su destino, Qala-i Naw, la capital de la provincia de Badghis, una de las más pobres del país.
Allí, la III Bandera Paracaidista formará el núcleo central del despliegue español, que suma en total 1.202 efectivos, junto con unidades como el Regimiento de Inteligencia nº 1, un batallón de Asuntos Civiles, la Agrupación de Apoyo Logístico 11 y guardias civiles adscritos a tareas de policía militar. Según la información facilitada por la Brigada Paracaidista, el 4% del contingente son mujeres y el 7% son tropas «no nacionales».

 Fuente: laverdad.es foto: MOISÉS PINAZA
Pero las cifras que de verdad interesan a los familiares -y también a los propios uniformados- se refieren tanto a la seguridad del despliegue -la BRIPAC no ha sufrido ninguna baja durante el despliegue en Afganistán, que dura ya diez años- como a su preparación. Y es que más de la mitad de los soldados que parten a Qala-i Naw ya conocen la base de apoyo provincial en la que la mayor parte se desplegará, y siete de cada diez ha participado a lo largo de los años en misiones de paz en el exterior.
El teniente general Medina advertía a sus soldados de que se van a enfrentar a un «escenario difícil», tanto por el constante hostigamiento de una insurgencia peligrosa aún pese a la simpatía que los españoles despiertan en la provincia -fruto del esfuerzo en la reconstrucción de infraestructuras como carreteras, hospitales o escuelas- como por la dureza del clima o el choque cultural que supone plantarse en un país casi sin estado, de estructura tribal y con valores muy distintos a los nuestros.
 Fuente: laverdad.es foto: MOISÉS PINAZA

«Daremos lo mejor»
Sin embargo, los propios 'paracas' reconocen que han estado meses preparándose para la misión. «Nuestras familias son nuestro principal apoyo», señalaba uno de ellos, «pero allí somos una unidad y tenemos que apoyarnos en los compañeros, de los que sabemos que darán lo mejor». Pese a que Defensa no ha facilitado fecha exacta de vuelta del contingente, la duración de la misión es de entre cinco y seis meses, por lo que 'nuestros chicos' estarán de vuelta en noviembre.
Fuente: laverdad.es foto: MOISÉS PINAZA

El despliegue español en el país originario de los talibanes está previsto que concluya en 2014. De hecho, para el próximo año ya se contempla una reducción de efectivos. La III Bandera, la que lleva el nombre de Ortiz de Zárate, uno de los caídos ilustres de la BRIPAC en Sidi-Ifni, casi seguro que tendrá que volver a viajar a Afganistán. Así que, como decía el teniente Furillo a sus policías de 'Canción triste de Hill Street', solo queda decir «y tengan cuidado ahí fuera».

fuente: La verdad.es

 *a otra cosa mariposa...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

24h en un portaaviones americano (I) - volar y aterrizar en un C-2 Greyhound

En esta y las próximas publicaciones os contaré toda la historia de cómo embarqué en el portaaviones USS John C. Stennis (CVN-74), de la marina de los Estados Unidos (US Navy) y las impresiones de todo lo que hicimos durante la 24 horas que pasamos a bordo de uno de los buques de guerra más impresionantes del mundo, pieza clave y esencial para la defensa de los intereses globales de la primera potencia económica mundial.
El portaaviones CVN-74. Fuente: MC3 Mike Pernick, USS John C. Stennis
El embark o embarque se inició en San Diego (California) la mañana del sábado 21 de abril de 2018 y se alargó un poco más de 24h hasta el domingo 22 de abril a las 14:00. Es decir, también pasamos la noche en la mar y dormimos en el buque.
Llegado a este punto te estarás preguntando... ¿Cómo alguien que vive en España, y no es estadounidense, consiguió llegar hasta aquí? Te lo explico antes de que sigamos con la visita.
En noviembre de 2017 el US Naval Air Forces Command, el Mando encargado de sostener …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…