Ir al contenido principal

Última noche en Moqur: bajo cero, sin tiendas ni calefacción.


Cuando en el campamento Ricketts ya no quedaba ninguna tienda de campaña en pie, ni aparatos de calefacción, ni cocina, y los generadores también habían sido desconectados y ya no había electricidad en la base más allá del puesto de mando, empezó a nevar. Y la situación de los soldados españoles se hizo aún más miserable si cabe de lo que ya lo era el día antes.

"Mucho, mucho frío. Y mucho trabajo, y muchas guardias", el soldado Pedroche, de 22 años, resumió así, con todos esos "muchos" y cara desencajada, lo que suponía estar allí, en el puesto avanzado de combate de Moqur, en el noroeste de Afganistán, donde aún quedaba mucho que hacer para finalizar el repliegue, y poco para sobrevivir.

 foto: Mònica Bernabé

Otros soldados se aventuraron a asegurar que aquel era el día más frío de todo el invierno en aquella localidad afgana. O al menos, la jornada que ellos más frío habían pasado porque antes podían secarse las botas si las tenían mojadas o ponerse bajo techado si nevaba. Pero ahora, ¿dónde?

A mediodía algunos militares se metieron a almorzar su ración de comida empaquetada en el almacén de la cocina, que era una de las pocas construcciones del campamento que no había sido desmontada. Y otros se refugiaron en las cuevas excavadas en las antiguas fortificaciones de la base, que en el pasado fue un fuerte inglés.

'Tangos' y 'Romeos'

"Decimos que los Tangos son el infierno, y los Romeo, el cielo", una soldado definió de esta manera cómo eran los puestos de vigilancia desde donde los militares debían hacer guardia en la base. Según todos, eso es lo que les machacaba más: las guardias tras todo un día de trabajo. Los Tangos eran las torres de vigilancia del campamento, situadas en su perímetro. Por eso, por la "t" de "torre". Y los Romeo, vehículos RG-31, colocados en una especie de "rampas" desde donde se podía observar el exterior del campamento. Dentro de los vehículos había calefacción y se estaba calentito.

"Al menos no hace aire", el soldado Suárez intentó animar a su compañero, el soldado Rojas, que a las siete y media de la tarde empezó su turno de guardia y, por mala suerte, le tocó en uno de los Tangos. Arriba, en la torre, la oscuridad era absoluta, y el frío, intenso, que se calaba en los huesos. "Hacer guardia al menos te da mucho tiempo para pensar", comentó Rojas intentando ser positivo.
"Yo pienso en lo que voy a hacer cuando vuelva a casa, en España".

La guardia de las siete y media de la tarde del 8 de marzo hasta las siete y media de la mañana del día siguiente fue la última de los soldados españoles en el campamento Ricketts. El día 9 todos se trasladaron a la base española de Qala-e-now, en la capital de la provincia de Badghis, tras un acto oficial en recuerdo a los caídos.

"¿Hay que afeitarse mañana para el acto?", preguntó un soldado de los que hizo la última guardia. "El sargento ha dicho que sí", contestó otro. "¿Pero cómo nos vamos a afeitar, si no tenemos nada?". Las cañerías de la base se congelaron a causa del frío. Los lavabos se quedaron sin agua, casi impracticables, y el agua embotellada, apilada en palés, también se convirtió en puro hielo.


fuente: El Mundo.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Consejo de Ministros aprueba una nueva condecoración, la medalla de campaña

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se crea la medalla de campaña y se establecen los criterios generales para su concesión.
El objeto de la medalla es reconocer la participación de personal de las Fuerzas Armadas, así como en su caso, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de personal civil nacional y de personal militar y civil extranjero, en operaciones militares y campañas en el exterior, tanto en una coalición nacional como en el marco de organizaciones internacionales, siempre que no tengan ya asociada la concesión de una medalla específica.
La concesión de la medalla de campaña se basará en los tiempos de permanencia en zona de una misma operación (mínimo treinta días) o diez misiones de vuelo sobre la zona de operaciones, contabilizándose un máximo de una misión diaria. A efectos de dicha contabilización, será necesario que el personal haya sido designado o nombrado expresamente para la participación en la operación o campaña.

Tal como establ…

Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) en el "caso Alakrana".

La persecución y no captura de los corsarios que mantuvieron secuestrado durante 47 día al buque vasco ha generado todo tipo de comentarios –negativos, en su mayoría- sobre la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas. Unas opiniones que, a su vez, han despertado el malestar de quienes participaron en la operación, y en general de quienes conforman las Fuerzas Armadas españolas. “No nos pueden culpar de falta de preparación” comenta a El Confidencial Digital un miembro de la Unidad. De hecho, tal y como reconocía el coronel Hertfelder -al mando de la FGNE- en una entrevista con motivo del nacimiento del grupo, “estamos preparados para operaciones de rescate de rehenes y operaciones de abordaje con oposición”.La FGNE aglutina al Mando de Guerra Naval Especial, a la Unidad Especial de Buceadores de Combate y a la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina. El rescate del Alakrana fue su primera ‘prueba de fuego’. Tras más de un mes desplegados en el Índico, la vuelta a la …

Cómo aterrizar una aeronave de 100 millones de dólares sobre un montón de colchones viejos

LQT Defensa | Siempre se pueden encontrar cosas curiosas en el mundo de la aviación militar, y esta es una de ellas. ¿Cómo crees que hay que aterrizar un V-22 Osprey al que no le baja el tren de aterrizaje?
Aunque parezca cómico el procedimiento de los Marines de Estados Unidos en estas ocasiones indica aterrizar sobre 5 pilas de colchones viejos atados de seis en seis. Es la última opción del procedimiento de emergencia cuando el tren ha decidido no bajar de ninguna de las maneras.
Tres V-22 osprey de los Marines aterrizando con normalidad 
Esto fue lo que le pasó al Capitán Paul Keller durante una misión con su unidad, el Marine Medium Tiltrotor Squadron 165 desplegado en apoyo de la Operación Inherent Resolve, que centra sus esfuerzos en Irak y Siria.
Fue una noche de julio en la que el tren de aterrizaje decidió no bajar a cumplir su misión. Por suerte tenían suficiente combustible para seguir en el aire el tiempo suficiente para probar todo lo que el checklist de la aeronave indicaba…