viernes, 11 de enero de 2013

Francia confirma su intervención en Mali para frenar el avance rebelde.


París. (EFE).- Francia acudió hoy al rescate del Gobierno de Mali ante el avance de las tropas islamistas que controlan el norte del país y tras el llamamiento de socorro lanzado por el presidente del país africano, Dioncounda Traoré.

Su homólogo francés, François Hollande, anunció hoy que las tropas francesas han acudido a apoyar al Ejército regular maliense, incapaz de detener por su propios medios el avance de los rebeldes, encabezados por el grupo salafista Ansar al Din, con el apoyo de grupos terroristas islámicos como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO).

En una breve intervención desde el Elíseo, sede de la presidencia, Hollande confirmó así la ayuda militar de Francia a Mali y aseguró que esa operación "durará el tiempo necesario".

Horas antes, Hollande había anunciado que "en el marco de la ONU", Francia estaba dispuesta a responder favorablemente a la demanda de intervención militar de las autoridades de Mali.

Hollande no precisó cuántos efectivos han sido desplegados en el país africano ni tampoco los medios utilizados, pero sí hizo hincapié en que "los terroristas deben saber que Francia estará presente cuando se trate no de sus intereses fundamentales, sino de los derechos de una población, la de Mali, que quiere vivir libre y en democracia".

En las últimas 48 horas, los rebeldes habían avanzado hacia el sur y tomado el bastión de Konna, lo que les abre las puertas de la zona meridional de Mali, todavía controlado por el Ejército regular y el Gobierno de Bamako.

Hollande consideró ese avance como una "agresión" que pone en peligro la estabilidad de Mali y que, al implicar a elementos terroristas islámicos, amenaza también a Francia y al resto del mundo.

Antes, París había allanado el camino impulsando una declaración del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptada por unanimidad de madrugada, que urgía al despliegue del contingente internacional previsto en la resolución 2.085 adoptada el pasado 2 de diciembre.

Hollande, que hoy recibía al cuerpo diplomático destacado en París para un mensaje de año nuevo, aseguró que ante la "agresión" sufrida por las fuerzas oficiales de Mali, Francia no podía quedarse indiferente.

"Francia está dispuesta a detener la ofensiva terrorista si prosigue", aseguró el presidente, que reunió enseguida a sus ministros de Exteriores, Laurent Fabius, y Defensa, Jean-Yves Le Drian, para estudiar la situación.

La iniciativa de Hollande supone un cambio de actitud de Francia, que hasta ahora se había mostrado dispuesto a efectuar misiones de formación y coordinación del contingente internacional africano y del Ejércitode Mali, pero no a una intervención directa.

"Las cosas han cambiado en el país", aseguró a Efe una fuente diplomática para justificar la nueva postura francesa, favorable ahora a una intervención militar que detenga el avance de los islamistas hacia Bamako, lo que pone en peligro el Estado malí.

Hollande se cuidó de precisar que la intervención se hace en cooperación con los socios africanos y dentro del respeto de las resoluciones de la ONU.

Por el momento, los rebeldes se han hecho con la ciudad de Konna, situada en la línea imaginaria que separa la zona norte de Mali, dominado por los islamistas, del sur, bajo control del Ejército regular.
El siguiente objetivo de los rebeldes puede ser la ciudad de Mopti, a unos 700 kilómetros al norte de Bamako, y lugar donde las tropas regulares han comenzado a enviar refuerzos.

Las tropas regulares malienses apoyadas por Francia y por otros países africanos se dirigieron a Mopti desde la base militar situada en Sévaré, a las afueras de esa localidad.

En paralelo a la intervención militar, Francia se mantiene activa en el frente diplomático.

Hollande recibirá el miércoles próximo en París a Traoré quien, por su parte, dirigirá esta noche un mensaje a la nación.

El ministro galo de Defensa mantiene contactos con sus homólogos de Estados Unidos, Alemania y Reino Unido.

El Ministerio francés de Exteriores, por su parte, recomendó a los ciudadanos franceses residentes en Mali, unos 6.000, que abandonen el país ante la degradación de la seguridad.


fuente: La vanguardia.

* Sígue la actualidad de Defensa desde Twitter @Lqt_blog y facebook.

1 comentario:

  1. Desde Luego los mirage haran su trabajo,por fin parece que la ue puede intervenir sin trabas como la otan o eeuu

    ResponderEliminar